Práctica atroz

Práctica atroz

Crímenes con desmembrados en Bogotá pueden ser el indicio de que algo más grave se estaría gestando.

Por: EDITORIAL
11 de septiembre 2019 , 07:00 p.m.

En lo que va corrido del año se han registrado seis homicidios con personas desmembradas en la capital del país. Los cuerpos fueron hallados en Suba, Engativá, Fontibón y Los Mártires. Al menos dos de esos crímenes habrían sido cometidos en el municipio de Soacha y los restos, dejados al otro lado de la frontera. Según la policía, podría tratarse de un ajuste de cuentas entre bandas criminales dedicadas al narcotráfico, actividad que se ha convertido en un flagelo que permea los principales indicadores de seguridad en la ciudad.

Hasta el momento, las explicaciones han sido, por decir lo menos, escasas. Bogotá no ha estado acostumbrada en épocas recientes a fenómenos de violencia de semejante calibre. De las horrendas casas de pique se sabe por lo sucedido en Buenaventura, o de los ‘embolsados’ –otra práctica siniestra– en ciudades como Medellín. Y eso es, precisamente, lo que viene a la memoria de la gente cuando observa hechos como estos. Por lo pronto, tanto la Alcaldía como la Policía aseguran que no existe conexidad entre los casos hallados.

¿Qué puede estar sucediendo entonces? Hay que ser prudentes. Bogotá lleva un lustro con reducciones sostenidas, de entre el 8 y el 10 por ciento, de los homicidios cada año. Solo en julio, ese indicador decreció en 51 por ciento. Esto es importante. En otras capitales, en cambio, dicho delito presenta incrementos significativos. Por tanto, no hay que dejarse llevar por la percepción de que estas muertes representan un impase en la lucha por dejar en un dígito el homicidio al final del año.

Tratándose de crímenes tan brutales, es urgente una labor de investigación e inteligencia que vaya más allá de las hipótesis

En lo que sí coinciden personas al tanto del tema o que lo analizan a fondo es en el accionar de organizaciones que buscan el control territorial y del negocio de drogas ilegales o silenciar a quienes se les opongan, lo cual es común en el resto de ciudades del país. El flagelo del narcotráfico hace rato se instaló en los centros urbanos y hoy pareciera exhibir su poderío a través de mensajes como el desmembramiento de cuerpos.

Lo anterior da pie a especulaciones tales como que los carteles mexicanos se han instalado a sus anchas en el país o en Bogotá, lo que para las autoridades está descartado y corresponde más bien a un peligroso reacomodo de estructuras al margen de la ley que están en procura de repartirse jugosos negocios criminales en la ciudad.

Por eso resulta indispensable el trabajo que han emprendido los organismos de seguridad. El desmantelamiento de medio centenar de bandas es uno de ellos. Pero, tratándose de cuerpos brutalmente cercenados, es urgente y necesaria una labor de investigación e inteligencia que vaya más allá de las hipótesis. Bogotá no puede convertirse en referente de hechos tan atroces, y mucho menos dejar que esto se vuelva la comidilla electoral.

Y esto solo se podría evitar si se dan explicaciones claras, precisas, oportunas, para que la sociedad en su conjunto se vuelva parte de la solución y no un retransmisor de mensajes inexactos e inoportunos. Bogotá ha demostrado con creces que sí es posible proteger la vida y reducir las muertes violentas, ahora debe probar que no es ni será jamás escenario para siniestras prácticas ancestrales con las que se liquidaban enemigos y se atemorizaba a la población.

editorial@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.