Secciones
Síguenos en:
Optimismo, pese a todo

Optimismo, pese a todo

El discurso presidencial, sin desconocer problemas nacionales, tuvo un tono esperanzador.

Consciente quizás de que el país ha conocido tiempos más fértiles para la esperanza que los actuales, el presidente Iván Duque se dirigió ayer a la nación con motivo de la instalación de una nueva legislatura, con unas palabras que fueron, ante todo, una apuesta por el optimismo.

En el acostumbrado recorrido por los principales hitos de su gestión como mandatario, Duque hizo especial énfasis en los logros que el país ha alcanzado en la urgente tarea de la vacunación contra el covid-19. A sabiendas de que esta está llamada a ser la esperada luz al final del túnel, el mandatario recalcó que ya se cumplió la meta de inmunización masiva inicialmente planteada para el actual mes de julio, y que para diciembre serán 35 millones los colombianos y colombianas que habrán recibido el biológico. Es una buena noticia que, valga el recurso, inyecta ánimo.

Este avance, meritorio sin duda, es parte de un esfuerzo del Ejecutivo que incluye también las ayudas a las empresas durante la pandemia y que, como lo anotó Duque, permitieron salvar 4 millones de empleos. Programas de asistencia que, a su vez, también lograron llevar algún tipo de subsidio a 3 millones de personas que nunca habían sido objeto de este tipo de apoyos estatales. El Presidente recalcó que el siguiente capítulo que le espera al país, el de la reactivación, más que un regreso a la normalidad previa debe estar marcado por el tránsito a modelos de producción y desarrollo más equitativos y sostenibles, jalonados por la que sigue siendo la gran apuesta de su mandato: la economía naranja. Si bien no utilizó el término, sí subrayó que la economía colombiana renacerá con más fuerza, gracias al emprendimiento y la creatividad basados en el poder de la tecnología de la información.

Duque invitó al país a ‘vacunarse contra el odio’. Ojalá sea así para que, a la larga, un día podamos reencontrarnos en convivencia y solidaridad

El discurso presidencial tuvo otro pilar en el programa de matrícula cero en educación pública superior, técnica y tecnológica para estratos 1, 2 y 3. A esta ejecutoria de su gobierno, que calificó como “la mayor conquista social educativa que ha alcanzado Colombia”, se suman los récords de entrega de subsidios para vivienda.

La preocupación por los casos de excesos en el uso de la fuerza por la Policía tuvo eco, en parte, en el recuento de los puntos principales de la reforma de la institución y en el énfasis que hizo en las instrucciones que ha dado para que sus miembros se comprometan con el respeto, las garantías y la protección de la protesta pacífica.

La proximidad de la contienda para elegir a su sucesor se hizo sentir en las claves que dejó en el aire en relación con las elecciones de 2022. Advirtió sobre la necesidad de un debate reflexivo y de altura, alejado de las mentiras, los insultos, los ataques personales y “las calumnias frívolas”. Invitó, en suma, al país a “vacunarse contra el odio”. Ojalá sea así, pues, como también lo afirmó el mandatario, el gran reto que enfrenta Colombia es que dentro de unos años podamos mirar atrás y decir que hubo una vez una pandemia que nos golpeó, pero que, a la larga, nos permitió reencontrarnos en lo mínimo que se requiere para la convivencia, la solidaridad y la prosperidad.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.