Ojo a la Vuelta a Colombia

Ojo a la Vuelta a Colombia

No es una buena idea que la histórica y tradicional carrera sea un evento de tan bajo perfil.

20 de agosto 2018 , 11:16 p.m.

No se puede minimizar la gravedad de lo ocurrido en la penúltima etapa de la Vuelta a Colombia en bicicleta, el pasado sábado, cuando una motocicleta embistió al pelotón de ciclistas a la altura del municipio del Carmen de Viboral, Antioquia. El hecho dejó a dos pedalistas con graves heridas. Uno de ellos, el campeón de la edición 2017 de la carrera, Aristóbulo Cala, y el otro, Luis Alfredo López, hermano menor del corredor del Astana Miguel Ángel ‘Supermán’ López.

No se puede pasar por alto el que este año la Vuelta dejó de hacer parte del calendario de la Unión Ciclística Internacional. Por lo tanto, la organización del evento, así como su juzgamiento, está ciento por ciento en manos de la federación local. Algo que también incide en el control del dopaje: el año pasado hubo ocho casos, gracias a que la tarea estuvo a cargo de una fundación independiente que puso sus ojos en la carrera por ser parte del circuito americano del máximo ente rector de este deporte.

Lo cierto es que al carecer del rigor que obliga a ser parte del calendario UCI, es más probable que ocurran episodios como el del sábado, cuando a última hora se supo que la Alcaldía de Rionegro no había autorizado el paso de la caravana por algunas vías del municipio, lo que obligó a un cambio de ruta casi sobre la marcha. Esta decisión impidió que el control sobre los cruces de vías se hiciera de la manera adecuada, dando pie al hecho que pudo haber sido trágico.

No es una buena idea esta de que la histórica y tradicional carrera sea un evento de tan bajo perfil, sobre todo en estos tiempos de globalización. Con esta decisión se ahuyentan figuras internacionales, se les impide a las jóvenes figuras una formación mucho más completa y se le cierra la puerta, reiteramos, al rigor logístico y organizativo que hoy caracteriza las más importantes pruebas del ciclismo mundial. Hay que avanzar en esa dirección –como ya se hizo en enero con la carrera Oro y Paz– y no en la del ostracismo. Esta les hace daño al ciclismo y, literalmente, a los ciclistas.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.