Nuevo aseo en Bogotá

Nuevo aseo en Bogotá

Después de 10 años de incertidumbre, finalmente hay un nuevo esquema de aseo en la capital.

05 de enero 2018 , 12:00 a.m.

En el tema del aseo, que no pocos traspiés y dolores de cabeza ha causado en la capital del país, por fin la ciudad –es decir, los bogotanos– recibe una noticia positiva.

Después de diez años de incertidumbre, desgaste administrativo y prórrogas de contratos sin licitación del servicio, el próximo 12 de febrero arrancará un nuevo modelo de aseo en la ciudad, en la forma de licitación por Áreas de Servicio Exclusivo (ASE).

No fue fácil, pero, luego de dos años –lo que lleva la administración de Enrique Peñalosa–, este miércoles, a través de una licitación que, todo indica, dejó tranquilos a los proponentes, ganaron la puja del multimillonario negocio cinco de ellos, que tendrán a su cargo durante los próximos 8 años el nuevo esquema en este servicio clave en la capital de la República.

Decimos que es una buena nueva, a juzgar por las condiciones de los contratos, por la modernización de equipos y los camiones nuevos, que deberán empezar a rodar el 12 de agosto de este año; por el cubrimiento, que inclusive llegará a los sectores rurales del perímetro urbano, que jamás habían sido visitados por los carros recolectores con la bandera distrital; por una rebaja del 10 por ciento en las tarifas con la que saluda el modelo a los habitantes de la capital, entre otras razones.

En el nuevo modelo, el reciclaje es clave. No solo las nuevas empresas deben cumplirle a Bogotá, sino también todos los ciudadanos.

Hay en este esquema un aspecto fundamental, el del reciclaje, que está sintonizado con las exigencias del mundo de hoy, con el cumplimiento de los objetivos del milenio. Y, claro, con la petición de la Corte Constitucional de que los recicladores deben “tener un acceso real y cierto a los residuos aprovechables”. Hoy, ellos, unos 13.000, entre organizados e informales, ya mostraron su satisfacción. Y es que aparece la novedad de los contenedores (en principio 1.100, pero se espera que se instalen 9.500), con los cuales se les facilitará la ruta para que estos trabajadores, que son parte importante de la cadena, cumplan su labor.

Por lo pronto, se anota un éxito el alcalde de Bogotá. Y aquí vale el refrán popular de que ‘escoba nueva barre bien’. Pero hay que dar un compás de espera. Y se debe tener confianza en que, si no habíamos tenido suerte últimamente, esta vez el esquema sea exitoso y se sostenga en el tiempo. Pinta bien el que las firmas ganadoras de la puja pongan un case de 174.297 millones de pesos para el concepto de “obligación de hacer”, la cual consiste en mantener limpios los puentes, espacios libres de vallas y grafitis ilegales, recolección de llantas, etc.

En todo caso, hay un nuevo sistema de aseo pactado y unos responsables. Y no solo las empresas deben cumplirle a Bogotá, todos tenemos que hacerlo. Por ello se necesitan conciencia ciudadana, respeto por las normas, entender que en el buen aseo, en el parque podado y limpio, en la calle barrida empiezan la ciudad amable, el entorno digno, menos inundaciones, menos contaminación e incluso una mejor salud.

Se requiere educar en el deber de reciclar rigurosamente desde los hogares. Esto es fundamental. Tal vez el modelo empiece en las cocinas de cada uno. Y, seguramente, en el nuevo Código de Policía.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.