Nuevas oportunidades

Nuevas oportunidades

La Secretaría de Integración ha conseguido implementar un programa exitoso de rehabilitación.

25 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

El lunes pasado fue publicada en este diario una crónica reveladora sobre el trabajo, sin duda maravilloso, de los llamados Ángeles Azules, de la Secretaría de Integración Social de Bogotá. Se trataba de la historia tortuosa de un hombre que, gracias a su participación en una compañía de danza del Distrito llamada Habitarte, consiguió escapar del infierno de las drogas. El texto dejaba en claro que una de las funciones más importantes de los gobiernos es la de ofrecerles a los gobernados las herramientas para contener la propia violencia, manifiéstese como se manifieste: como agresión a los demás o como autodestrucción.

Habría que destacar de la crónica en cuestión, es decir, de la buena noticia de que la Secretaría de Integración ha conseguido implementar un programa exitoso con el concurso de la Secretaría de Cultura, el hecho de que la rehabilitación a partir de la danza en realidad es la restauración de la persona en cuerpo y alma, la liberación de las derrotas y las degradaciones que van acumulándose cuando se vive la vida de la calle, el reconocimiento del hombre extraviado –que después de varios reveses de fortuna, igual que el muchacho de la crónica, pierde el rumbo por culpa de las drogas–, para que pueda así recobrar el respeto por sí mismo y por el otro.

La compañía de danza Habitarte, que ha vuelto expertas en salsa y tango y danza contemporánea a tantas personas recobradas.

No es que haya que perder la costumbre de señalar los problemas, pero conviene, de tanto en tanto, darse cuenta de los programas que funcionan. Vale la pena descubrir, en los pequeños detalles de ese relato –cómo las clases, los bailes, las ropas le dieron a su protagonista la fuerza para mirar a su familia a los ojos otra vez–, que en el fondo el oficio de las instituciones gubernamentales es el de protegerles a los ciudadanos su propia dignidad: la compañía de danza Habitarte, que ha vuelto expertas en salsa y tango y danza contemporánea a tantas personas recobradas, es una de esas buenas ideas que se deben propagar como una señal de que todo puede mejorar.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.