‘Mea culpa’ del Papa

‘Mea culpa’ del Papa

Deben seguir acciones concretas que traigan justicia a las víctimas de la pederastia en la Iglesia.

Por: EDITORIAL
22 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

El papa Francisco, lleno de vergüenza y arrepentimiento, ha pedido perdón por décadas de abusos sexuales contra menores cometidos por sacerdotes. En una sentida carta dirigida al “pueblo de Dios”, que dio a conocer al mundo el domingo pasado, ha reconocido sin titubeos ni subterfugios que ni siquiera pidiendo mil perdones podrá ser reparado el enorme daño que hicieron aquellas figuras que se escudaron en el poder de la Iglesia: “Con el correr del tiempo hemos conocido el dolor de muchas de las víctimas, y constatamos que las heridas nunca desaparecen y nos obligan a condenar con fuerza estas atrocidades, así como a unir esfuerzos para erradicar esta cultura de la muerte”, admite el máximo jerarca católico en su carta a los 1.200 millones de fieles.

De todos los rincones del planeta han estado surgiendo, en las últimas décadas, revelaciones terribles de abusos de niños perpetrados por miembros de la Iglesia católica. El reporte desde Pensilvania (Estados Unidos) sobre los casos de 1.000 o más menores de edad víctimas del abuso de unos 300 sacerdotes desde 1940 –que no denunciaron los superiores– ha revivido tanto el desconcierto como la indignación suscitados por cada repudiable escándalo de estos que consigue llegar a las noticias.

Con el agravante de que, como se ha sostenido tantas veces, no estamos ante el descubrimiento de una serie de manzanas podridas, sino frente a una costumbre –un patrón de conducta terrible– que deslegitima y pone en riesgo a la Iglesia y echa sombras sobre la labor de tantos sacerdotes que de verdad han entregado sus vidas al alivio del prójimo.

No estamos ante el descubrimiento de unas manzanas podridas, sino frente a un patrón de conducta terrible.

Es evidente, además, que no ha sido buena para nadie la sensación de que la Iglesia está por encima de la ley, de que tiene su propia justicia, de que esos depredadores sexuales que son enviados a reflexionar tendrían que pagar fuertes sentencias si sus actos de violencia llegaran a los tribunales de justicia de cualquier democracia.

Resulta, pues, de vital importancia la misiva del Papa si el propósito de la Iglesia es recobrar la confianza de millones de creyentes. Dice Francisco en la carta –con total certeza, la cumbre de su política de cero tolerancia al abuso de menores– que “nunca será poco todo lo que se haga para generar una cultura capaz de evitar que estas situaciones no solo no se repitan, sino que no encuentren espacios para ser encubiertas y perpetuarse”. Y es de esperar que, tal como se lo han pedido los defensores de las víctimas, sea este el momento de pasar de la palabra a la acción.

No cabe duda de que una carta de un papa es, en sí misma, un acto de suma importancia, un punto de quiebre, un nuevo episodio. Y, sin embargo, es cierto que los últimos escándalos hacen urgente la instalación de un verdadero proceso –sin eufemismos ni dilaciones– para los abusadores y sus cómplices.

El detallado informe de Pensilvania, que habla de niños a quienes se les regalaban cruces de oro para ser marcados como presas, tiene que ser definitivo. Así mismo, el sentido mea culpa de Francisco debe ser el principio del fin de semejante horror.

editorial@eltiempo.com

El ‘mea culpa’ sin precedentes del papa Francisco por abusos sexuales

‘Aunque la mayoría de casos son del pasado, las heridas no desaparecerán’: papa Francisco.

Foto:

Filippo Monteforte / AFP

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.