Más sombras que luces

Más sombras que luces

El mediocre desempeño económico y el desempleo incidieron en que índice de pobreza no bajara en 2018

Por: EDITORIAL 
03 de mayo 2019 , 08:27 p.m.

Uno de los logros más significativos del país en los últimos años ha sido el notable descenso observado en la pobreza monetaria. Según las estadísticas oficiales, mientras que uno de cada de dos colombianos no contaba con los ingresos suficientes para cubrir sus necesidades básicas a comienzos del siglo, en 2018 esa proporción se ubicó en el 27 por ciento, tal como lo reportó ayer el Dane. Luego de haber estado 4 puntos porcentuales por encima del promedio latinoamericano, ahora nos ubicamos 3 puntos por debajo.

Aunque la cifra citada representa un ligero aumento frente a la reportada dos años atrás, los especialistas llegaron a pensar que el desempeño podría ser peor. El motivo es que la economía nacional viene andando por una senda de crecimiento lento que incide sobre el mercado laboral. La tendencia al alza en la tasa de desempleo se convierte en el principal obstáculo para consolidar los avances sociales obtenidos.

Dos mediciones más son un campanazo de alerta al cual es obligatorio prestarle atención. Lo primero es un alza en el índice de desigualdad, medido por el coeficiente de Gini, hecho inquietante en uno de los países más inequitativos del mundo. De otro lado, la pobreza multidimensional –que toma como referencia cinco dimensiones y una quincena de indicadores como condiciones educativas o calidad de la vivienda– también mostró un deterioro al acercarse al 20 por ciento, dos puntos más que en 2016.

Los datos del Dane muestran que somos un país de grandes disparidades, ya sea entre zonas urbanas y rurales o entre las propias capitales.

Por otra parte, saltan a la vista nuestras disparidades. En las trece áreas metropolitanas más grandes, la pobreza afecta el 16 por ciento de los hogares, pero la cifra sube a 36 por ciento en las zonas rurales. A su vez, en Quibdó o Riohacha, cerca de la mitad de sus pobladores son pobres, mientras que la razón es uno de cada ocho en Bogotá o Manizales. Y en lo que atañe a la miseria (pobreza extrema), cuya línea de corte es más baja, es evidente que en el campo, esta golpea el 15 por ciento de las familias, aunque en Bucaramanga su presencia esté por debajo del 2 por ciento.

Todo lo anterior muestra un panorama en el cual hay más sombras que luces. Quizás el único consuelo sea que, en comparación con América Latina, no nos ha ido mal, pues, aparte de la crisis humanitaria de Venezuela, en la región están los casos de Brasil o Argentina, que retrocedieron sensiblemente en tiempos recientes.

Por tal razón hay que redoblar esfuerzos para superar el bache y seguir avanzando. Estos pasan por una economía que logre crecer a tasas más rápidas y genere oportunidades de trabajo. Tampoco hay que olvidar la pertinencia del gasto público con destino a los sectores más desfavorecidos, un verdadero reto en medio de la compleja coyuntura fiscal.

Lo que está en juego no es menor. Por primera vez en nuestra historia, el tamaño de la clase media superó, en 2013, el de la población en estado de pobreza, lo cual es todavía la norma. Aun así, el segmento más grande de todos pertenece a los vulnerables, que están entre una y otra clasificación. Evitar que ese 40 por ciento de los colombianos den marcha atrás y lograr que los rezagados puedan mejorar exige políticas redistributivas efectivas y una buena dosis de liderazgo. Solo así podremos convertirnos en una sociedad más justa y próspera.

editorial@eltiempo.com

Sal de la rutina

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.