Mafias del espacio público

Mafias del espacio público

No se trata de actuar contra los que se rebuscan la vida, sino contra quienes los explotan.

24 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

Bogotá es la ciudad de todos, la de las oportunidades y la esperanza de miles de conseguir un trabajo, así sea informal. Pero, precisamente, esa informalidad, empujada por necesidades de subsistencia –que no se pueden ignorar–, como todo, tiene un límite. Ese que empieza cuando perjudica los derechos de los demás, como el de la libre movilidad, la seguridad, el bien común e, inclusive, la empresa formal.

Nos referimos a la defensa del espacio público, que en muchas zonas se ha vuelto propiedad privada y por el cual viene luchando la alcaldía actual. Uno de los casos emblemáticos es el del sector de la avenida Ciudad de Cali con avenida Suba, donde a comienzos de mayo de este año la Administración junto con la Policía, el Departamento Administrativo de la Defensoría del Espacio Público (Dadep) y otras entidades recuperaron 70.000 metros cuadrados de andenes.

El problema grave es que no se trata solo de personas que venden desprevenidamente, sino de víctimas, muchas de ellas de verdaderas mafias.

Es un corredor vital para 150.000 transeúntes que a diario circulan por allí. Pero durante años, más de 400 carpas de informales obstaculizaron el tránsito, con todo lo que detrás de ello suele venir por culpa de aquellos que aprovechan las congestiones y la menor visibilidad. Pues casi tres meses después, los vendedores rondan, permanecen dispersos. Hay preocupación de los vecinos. Y la directora del Dadep señaló que “se están focalizando en zonas de mayor flujo de personas”.

El problema grave es que no se trata solo de personas que venden desprevenidamente, sino de víctimas, muchas de ellas de verdaderas mafias del espacio público que les venden el puesto desde 120.000 hasta 4 millones de pesos mensuales. Y es a estos delincuentes, porque lo son, a los que hay que perseguir. Los vendedores deben acogerse a los planes de reubicación y alternativas que les ofrecen la Administración y las alcaldías locales. Son muchas zonas, como el Restrepo, el 20 de Julio, el centro, por nombrar algunas. No se trata de actuar contra los que se rebuscan la vida, sino contra quienes los explotan.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.