Logros y amenazas

Logros y amenazas

La cifra de 724 excombatientes desaparecidos del mapa debe encender las alarmas del rigor.

Por: Editorial
24 de junio 2019 , 11:27 p.m.

Los reflectores siguen encima de la implementación de los acuerdos de paz con las Farc. Al tiempo que se conocen cifras tranquilizadoras que dan cuenta de avances en materia de proyectos productivos y planes de desarrollo territoriales, surgen novedades preocupantes sobre excombatientes que no aparecen, tal y como lo reveló el lunes este diario.

Respecto a este asunto hay que recordar que, como es la constante en los procesos de paz, el firmado con las Farc no estuvo exento de contar con disidencias. Las mismas que, además de haberse dedicado a delitos como el narcotráfico y la extorsión, son, según la Fiscalía, las principales responsables de los asesinatos de los excombatientes.

A estas se les atribuye el 43 por ciento de los 133 homicidios de exmilitantes ocurridos desde la firma de la paz, el 24 de noviembre del 2016.

Aun así, el 91,7 por ciento de los excombatientes de las Farc se mantienen dentro del proceso de paz, conforme las propias cifras del Gobierno. Es decir, el porcentaje de disidentes es del 8,2 por ciento, proporción que está por debajo de la media mundial.

Desde esa perspectiva, la paz con las Farc ha sido exitosa, pues 9 de cada 10 exguerrilleros que entregaron las armas se mantienen fieles a lo acordado en La Habana.

Y hay que valorar como un logro el hecho de que 13.000 hombres que hacían la guerra salieron del conflicto armado y están en proceso de reincorporación, según datos del Gobierno. Las listas presentadas por las Farc a la Oficina del Alto Comisionado para la Paz incluyeron a 14.178 exmiembros de la guerrilla, y actualmente, la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) está atendiendo a 13.010 exguerrilleros.

Hoy, el desafío del Gobierno es impedir que las disidencias crezcan, no solo en número sino en capacidad de daño

Pero, así como estas cifras dan un parte de tranquilidad, la de los 724 excombatientes –dicho coloquialmente– desaparecidos del mapa debe encender las alarmas de rigor. Como lo informó el trabajo de la Unidad Investigativa de este diario, comisiones tripartitas del Gobierno, de Naciones Unidas y de la exguerrilla de las Farc han ejecutado desde hace varias semanas planes de búsqueda para ubicarlos en diversas regiones del país. El Gobierno, en oficios enviados a la JEP, afirma que hay gran preocupación.

Hay lógica. El ambiente de violencia en varias regiones del país, el consabido reclutamiento de exmilitantes guerrilleros por las bandas criminales y el Eln, o de las propias disidencias, es un terreno demasiado pantanoso para hombres entrenados en la guerra.

Hoy, el desafío del Gobierno es impedir que las disidencias crezcan, no solo en número sino en capacidad de daño. El reto es que esta cifra de los 724 sea un pico histórico y muy pronto comience a disminuir con celeridad.

La fórmula no tiene misterio: continuar por la senda actual en cuanto a atención a los excombatientes. Al respecto, el presidente Iván Duque ha sido insistente en que les cumplirá a todos los exguerrilleros que se mantengan en la legalidad. Así lo deben entender todos, aun los antiguos comandantes con un pie en la clandestinidad y que disparan fuego amigo al proceso que ellos mismos construyeron.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

Sal de la rutina

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.