Libre de plástico

Libre de plástico

Ley que prohíbe elementos de un solo uso de este material en San Andrés y Providencia era necesaria.

Por: EDITORIAL 
14 de junio 2019 , 08:28 p.m.

Pitillos, vasos, platos, cubiertos y otros productos de plástico que no se puedan reutilizar ya no tendrán cabida en San Andrés y Providencia. La aprobación de la ley que prohíbe estos elementos en las islas es una victoria del movimiento ambiental, que desde hace años viene impulsando medidas más efectivas para frenar la contaminación de los ecosistemas marinos.

No comercializar ni usar tales productos, que fácilmente terminan en la playa o las aguas, es claramente beneficioso para conservar ecosistemas tan relevantes como la reserva de la biósfera Seaflower, y no impactar así la riqueza en fauna y flora. Estudios de la Universidad Nacional ya han demostrado que el 90 por ciento de los residuos en las playas de San Andrés son plásticos y que la disposición en toneladas diarias es una de las más altas del país.

Por ello ha sido una constante recomendación para la isla encontrar soluciones a fin de minimizar la cantidad de residuos y así disminuir la presión sobre los sitios de disposición final. La medida aprobada en el Congreso contribuye, entonces, a la urgente necesidad de hacer más sustentable el manejo de residuos allí. No es la solución definitiva, pero sí un paso fundamental que se suma a la nueva planta de energía, que también debe aportar a mejorar la gestión de residuos.

Hay cambios simples, como utilizar materiales y productos reutilizables que les den un respiro a las playas y
los mares.

La decisión tiene que verse en el contexto global de contaminación. Las islas de plástico en medio del océano continúan creciendo con cerca de 8 millones de toneladas de plásticos, entre botellas, empaques y otro tipo de residuos que terminan en el agua cada año, según cálculos de la ONU.

Las consecuencias de esta contaminación las pagan cientos de especies marinas y, por supuesto, la misma cadena alimenticia humana, de la cual dependen comunidades e industrias. La presencia de este derivado del petróleo en los animales marinos, incluso en forma de microplásticos, es ya alarmante desde el punto de vista científico y de salud pública.

La prohibición de plásticos en San Andrés, que será progresiva y entrará en vigor completamente en el 2021, se une a la tendencia global que les cierra la puerta a objetos cuyo tiempo de vida es mínimo si se compara con los años que tomará en degradarse. Por ejemplo, en la Unión Europea también se dejarán de comercializar los plásticos de un solo uso en tan solo tres años. Camino similar han tomado, justo esta semana, Canadá, que persigue el mismo objetivo europeo. Este año, en la Asamblea de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, 170 países se comprometieron a implementar medidas para la reducción del plástico con miras al 2030.

La noticia de esta ley debe ser uno de los primeros pasos para consolidar modelos de producción y consumo sostenible de este material. La responsabilidad de su disposición debe ser compartida por los proveedores, pero en especial –en este caso de los de uso único– tiene una estrecha relación con la cultura ciudadana y una mayor conciencia ambiental. Hay cambios simples y necesarios, como utilizar materiales y productos reutilizables que les den un respiro a las playas y mares. Está en manos de todos, turistas y ciudadanos, adoptar nuevos hábitos a favor del medioambiente.

editorial@eltiempo.com

Sal de la rutina

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.