La voz de las niñas cuenta

La voz de las niñas cuenta

La respuesta a esta petición de las menores debe estar a la altura del reclamo

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
08 de noviembre 2018 , 10:19 p.m.

Aberrante y vergonzoso, ese es el panorama que se sigue vislumbrando en la torre del Reloj, noche tras noche, en la ciudad de Cartagena. Los turistas, la mayoría extranjeros, siguen allí a la espera de una proxeneta que llegue a ofrecerles a las niñas de 12 y 15 años explotadas sexualmente.

No obstante las acciones que ya adelantan la Procuraduría General de la Nación, la Fiscalía y la Policía desde Bogotá, sigue habiendo corrupción, que no permite desvertebrar las redes delictivas ni capturar las verdaderas cabezas de esta industria criminal. Por eso, la acción de la campaña No Es Hora De Callar el pasado puente festivo, en la plazoleta de los Coches, es un paso importante al que deben sumarse todas las autoridades e instituciones públicas y privadas.

El 4 de noviembre, más de 120 niñas de los barrios más pobres de Cartagena inundaron el lugar con su alegría e invitaron a los turistas a que saltaran lazo con ellas o jugaran en las rayuelas que pintaron en el piso. Muchos se sumaron, y al final de la actividad la reflexión de las niñas los dejó fríos: “Eso es lo que queremos nosotras, estar jugando y estudiando, no paradas en una esquina esperando a que nos vendan y nos abusen”.

Y la respuesta a esta petición de las menores debe estar a la altura del reclamo. No es suficiente con tomarse por una noche la torre del Reloj o capturar a Liliana del Carmen Campos Puello, conocida como la Madame, o cerrar por tres días algunos bares, porque por cada capturado hay diez más que buscan niñas para explotarlas.
Es también responsabilidad de las embajadas –a las que pertenecen esos extranjeros que vienen no solo a Cartagena, sino también a otras ciudades, a negociar con los cuerpos de las niñas– cooperar con las autoridades colombianas y lanzar las alertas correspondientes para ayudar a frenar este delito.

Y a estas niñas enseñarles, con un trabajo intenso y dedicado, que son ellas quienes deciden sobre sus cuerpos y que tienen derechos. Que “su voz cuenta”.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.