Secciones
Síguenos en:
La jubilación de Raúl

La jubilación de Raúl

Llega a su final la era de los Castro en Cuba, aunque seguirá orientando el rumbo de su sucesor.

Se jubila Raúl Castro. Y lo hace con un mensaje de urgente necesidad de vencer el inmovilismo sin romper los “ideales de justicia e igualdad de la revolución”; y también con un guiño “para desarrollar un diálogo respetuoso y edificar un nuevo tipo de relación” con EE. UU., en un momento muy crítico para la economía de Cuba. Relanzar el camino de descongelamiento abierto por Barack Obama, y desandado abruptamente por Donald Trump, parece una necesidad de simple supervivencia en tiempos de Joe Biden.

A Raúl, así como a Fidel, a quien remplazó desde el 2006 en el liderazgo de la isla comunista, no lo hizo a un lado la CIA, ni la caída del muro de Berlín, ni el exilio de Miami ni el impacto del covid, que tiene patas arriba los paradigmas de las sociedades modernas, y las no tanto. Se va por su cuenta, desplazado más por “el tiempo, el implacable” (cumple 90 años en junio), como diría la canción de su paisano Pablo Milanés.

Un timonazo, que se sienta como una continuidad, es su clave para la supervivencia de la revolución.

Fue el tiempo de Raúl época de cambios y algunas aperturas. La isla sigue siendo un régimen de partido único, con libertades restringidas y con mando centralista, autoritario y represor, pero con una matriz económica diferente en lo referente al desarrollo del sector privado, aunque los cuentapropistas no lograron romper la tradicional paquidermia del sistema.

Protagonista junto con su hermano de algunos de los más dramáticos sucesos del siglo XX, fue clave en otros del siglo XXI, como el proceso de paz de Colombia con las Farc. Luego contribuyó a los acercamientos con el Eln, pero los hechos posteriores al atentado de esa guerrilla a la Escuela de Cadetes de la Policía General Santander, en 2019, generaron una tensa relación.

Llega así a su final la era de los Castro en Cuba, aunque tras bambalinas seguirá orientando el rumbo de su sucesor, Miguel Díaz-Canel, que, a menos que suceda algo fuera de libreto, será designado como primer secretario del Partido Comunista. Suerte y pulso.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.