Indisciplina que cuesta

Indisciplina que cuesta

La gente puede disfrutar de un espacio al que tiene derecho, pero con el que también tiene deberes.

Por: Editorial
10 de febrero 2019 , 11:26 p.m.

Las ciudades son por definición populosas, proveedoras de servicios, caóticas, densas y extensas. Y todas estas cualidades son las que las hacen especiales. Es parte de su encanto y, por ende, resultan tan determinantes en una era que bien podríamos llamar la de la globalización urbana. Pero las ciudades no serían lo que son sin el componente humano: la gente, su diversidad, sus creencias, sus estilos de vida. Saber conjugar lo que ofrece ese “espacio de disfrute colectivo”, como lo llaman algunos, y lo que aportan aquellos que las habitan es lo que vuelve a las ciudades especiales y atractivas.

Infortunadamente, no pareciera ser nuestro caso. Por el contrario, el grado de indiferencia y maltrato hacia la ciudad es evidente y costoso. Las cifras que reveló este diario el fin de semana sobre lo que le cuesta a Bogotá el mal comportamiento de sus habitantes dejan mucho que desear acerca de la manera como la concebimos.

Los números hablan por sí solos: el simple hecho de taponar con residuos los canales de desagüe y las quebradas (135.000 toneladas en el último año) y retirar la basura de las alcantarillas le costaron a la capital 56.000 millones de pesos; otros 1.000 millones se gastan al mes en retirar vallas, pendones y limpiar paredes y postes; 2.000 millones tuvieron que invertirse en recuperar tapas de sumideros y rejillas que se robaron, y este año se calcula que se destinarán 30.000 millones de pesos en limpiar zonas de Bogotá que la gente ha convertido en basureros.

Es apenas una muestra de lo que sucede cuando se asume que la ciudad, por ser ciudad, es de todos y de nadie, que son las autoridades las que deben responder, cuando claramente estamos hablando de recursos que salen del bolsillo de los mismos contribuyentes. Son actos de indisciplina que cuestan y obligan a pensar en estrategias que inviten a la gente a disfrutar de un espacio al que tiene derecho, por supuesto, pero con el que también tiene deberes.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

Sal de la rutina

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.