Hoja de ruta bienvenida

Hoja de ruta bienvenida

Una decisión judicial que aclara el panorama sobre la reserva Van der Hammen.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
12 de octubre 2018 , 10:46 p.m.

Un auto de la magistrada Nelly Yolanda Villamizar –del Tribunal Administrativo de Cundinamarca– conocido el jueves pasado parece haber despejado, finalmente, el hasta entonces nublado futuro de la reserva Thomas van der Hammen, en el nororiente de Bogotá. La magistrada le ordenó a la Corporación Autónoma Regional (CAR) acoger el proyecto que la actual administración de Bogotá ha elaborado para estos terrenos, ubicados en el borde norte de la capital. Con tal objeto fijó un plazo perentorio de ocho días hábiles.

El pronunciamiento viene a terciar, con la fuerza de una decisión judicial, en una polémica que ha tenido mucho de política e ideología y poco de argumentos técnicos. Y que ha impedido avanzar, sin importar en qué dirección.

Villamizar –reconocida por la seriedad que le ha puesto no solo al fallo histórico que profirió en agosto del 2004 para salvar el río Bogotá, sino al seguimiento de la segunda instancia en la que el Consejo de Estado confirmó el fallo– se tomó el trabajo de revisar todos los estudios técnicos para verificar las afirmaciones de la Administración sobre la validez de su propuesta.

La magistrada comprobó de primera mano, y apoyada por todos los actores involucrados, las condiciones de un área que tiene problemas como la proliferación de cultivos de flores, numerosos espacios dedicados a canchas de fútbol, además de desconexión vial, trancones y carencia de servicios básicos porque no se pueden extender redes.

Este suceso dejó en evidencia que hoy solo existe una propuesta concreta para intervenir esta reserva: la de la Administración Distrital. Tras su visita al terreno, la lectura de estudios y la revisión de qué ha pasado con el acuerdo que la creó, Villamizar confirmó que no se ha cumplido ninguno de los 21 planes establecidos Es decir, la reserva ha tenido cero intervención. La CAR ha dicho que se tomará ocho días para analizar el fallo, pero lo cierto es que, al tratarse de una medida cautelar porque no se ha cumplido una de las órdenes para salvar el río Bogotá, no hay un margen amplio de acción para un eventual desacato. Eso sí, la decisión puede ser apelada ante el Consejo de Estado. Así ya anunciaron que lo harán quienes se han opuesto al proyecto.

Un elemento importante es que, como lo destaca la determinación judicial, la propuesta de la Alcaldía no solo incluye aumentar el área de conservación y cambiar la categoría de la reserva de productora a protectora, sino establecer normas que garanticen que los privados pondrán la plata para restaurar recursos de la zona tales como los humedales y volver a conectar los de Torca y Guaymaral, que fueron fracturados cuando se construyó la autopista Norte. Con esta intervención también se pondría fin a las inundaciones que colapsan esa vía en cada temporada de lluvias.

La falta de acciones en los últimos años era el peor escenario posible para la Van der Hammen. Perjudicaba a los habitantes de Suba y a todos los bogotanos por el acelerado desarrollo urbano, no siempre ordenado, de municipios aledaños en la Sabana. Además, dejaba la puerta abierta para quienes actúan en la ilegalidad. Tener por fin una hoja de ruta clara es, sin duda, una buena noticia.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.