Gran responsabilidad

Gran responsabilidad

Los mandatarios regionales y locales tienen una gran tarea en la salud colectiva.

Por: EDITORIAL
10 de enero 2020 , 08:46 p.m.

Los gobernadores y alcaldes recién posesionados deben tener claro que la salud pública en sus jurisdicciones es responsabilidad directa de sus gobiernos, en armonía con los preceptos que definen la descentralización que tanto defienden.

Si bien parece que esto se sabe, lo cierto es que, con honrosas excepciones, la mayoría de los mandatarios regionales y locales se apartan de esta tarea, que constituye nada menos que el bienestar colectivo.

Basta ver, por ejemplo, la ausencia de políticas locales concretas para atenuar factores de riesgos sanitarios en la mayoría de los 1.103 municipios, que quedan (erróneamente) a la espera de que algunos programas nacionales los amparen, mientras a la vista de todos empeoran sus indicadores epidemiológicos.

Es el caso del agua potable, pilar básico para la salud, que escasea en gran parte de la geografía nacional, tanto que, por lo menos, 6,5 millones de colombianos se enfrentan diariamente a la carencia de este líquido debido a la ausencia de acueductos y fuentes óptimas de dispensación, no pocas veces auspiciada por la corrupción y la dejadez de las autoridades municipales. Garantizar el agua limpia en los municipios debería ser una labor ineludible, además de humana, de alcaldes y gobernadores.

Agua potable, nutrición infantil, prevención de accidentes y de enfermedades endémicas deben estar en los programas municipales

Un repaso por la calidad del aire deja mal paradas a casi todas las administraciones que permiten altos niveles de contaminación, provenientes de empresas y de vehículos en mal estado, arropados por normas laxas que terminan impactando la salud respiratoria y, de paso, las escasas finanzas del sistema sanitario, sin que nadie responda.

No menos graves son los accidentes de tránsito, empujados por la falta de control, el mal estado de las vías, la corrupción de las autoridades y la carencia de conciencia general y que, sumados a un mercado irracional de vehículos y motocicletas en conjunto, dejan un número de víctimas y lesionados que se ubican en los primeros lugares de enfermedad y muerte, con el agravante de que estas estadísticas podrían prevenirse con acciones simples, provenientes de los despachos locales.

Salud también es garantizar una canasta alimentaria que favorezca la nutrición de los niños en condiciones de vulnerabilidad, para evitarles enfermedades y promover su desarrollo en un contexto de equidad. Demostrado está que los menores bien alimentados se enferman menos. Pero, por lo general, estos factores no se cuentan en los programas sanitarios de muchos alcaldes y gobernadores.

Lo anterior sumado al control de vectores y a la contención del avance de enfermedades endémicas como dengue, malaria, fiebre amarilla, zika, que requieren atención permanente, para no culpar a los ciclos climáticos de su desborde, lo mismo que los llamados picos respiratorios por virus, en algunas ciudades.

Aunque habría más determinantes sociosanitarios de este tipo, que los gobernadores y alcaldes recién llegados incluyeran en los planes de desarrollo que empiezan a elaborar los aquí descritos sería de gran utilidad para el bienestar de todos y, de paso, para un sistema de salud que tiene que cargar con las ineficiencias locales y regionales. Es una gran responsabilidad.

editorial@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.