Espeluznante

Espeluznante

Ojalá haya respuestas pronto sobre estos abusos, y una acción eficaz y contundente de la justicia.

Por: Editorial
30 de junio 2020 , 09:25 p.m.

Además de indignación y escozor, el caso de una menor de edad de la comunidad indígena nukak maku que habría sido secuestrada en un batallón el Ejército en San José del Guaviare para ser violada en varias oportunidades genera múltiples preguntas que exigen respuesta urgente. La noticia se conoce pocos días después de que el país se estremeció con el episodio de la menor embera chamí que fue víctima de violación por siete soldados.

Los detalles que han salido a flote acerca de cómo ocurrieron las cosas en Guaviare son escalofriantes. La niña habría sido secuestrada el 8 de septiembre del año pasado por dos uniformados para llevarla a la guarnición, violarla en varias oportunidades y luego abandonarla desnuda en una carretera, tras cinco días infernales en los que, además de las agresiones, tampoco recibió alimentación.

Es inconcebible que, de haberse desarrollado de tal manera los hechos, algo así suceda en una sede militar sin que más personas se percaten y actúen para impedirlo. ¿Nadie más en el batallón supo de lo que estaba pasando en aquellos días? Es claro que, poco después, el aterrador hecho trascendió y se iniciaron acciones disciplinarias y penales, pues ya hay dos investigaciones abiertas, una en la Fiscalía 02 de la capital del Guaviare. ¿Por qué las investigaciones en torno a un episodio de tal gravedad permanecieron ocultas? El silencio que reinó desdice del compromiso con una cultura de tolerancia cero de la institución frente a estas conductas.

Ojalá haya respuesta pronto a estas preguntas, así como una acción eficaz y contundente de la justicia. También hace falta una postura de los altos mandos que no deje el más mínimo margen de duda sobre la preocupación que la ocurrencia de hechos así causa en las filas. Que garantice que se hará lo que sea necesario para erradicar todo lo que en el ámbito castrense pueda crear las condiciones que favorezcan la comisión de este tipo de delitos y, sobre todo, para evitar que se tejan mantos de silencio para cubrirlos.

EDITORIAL

Empodera tu conocimiento

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.