El triunfo de Cortizo

El triunfo de Cortizo

Una oportunidad para que Colombia y Panamá fortalezcan lazos frente a desafíos comunes.

Por: EDITORIAL 
06 de mayo 2019 , 07:25 p.m.

Aunque algunas predicciones apuntaban a un terremoto político en Panamá en forma de victoria de un candidato independiente, finalmente, el triunfo en los comicios del domingo pasado fue para Laurentino ‘Nito’ Cortizo, del Partido Democrático Revolucionario (centroizquierda).

El segundo lugar, en apretado final, correspondió a Rómulo Roux, de Cambio Democrático, del detenido expresidente Ricardo Martinelli. Ambas son colectividades tradicionales de la política del istmo. Contra los mencionados augurios, las fuerzas independientes apenas lograron el tercer escaño, con Ricardo Lombana. Llama la atención que, como es tradición en el país centroamericano, la participación haya superado el 70 por ciento.

Aun así, no obstante la masiva asistencia a las urnas, el desencanto con la política también ha tocado a la sociedad panameña. La baja abstención y las muy buenas cifras de su economía en los últimos años deberían traducirse en mayores niveles de satisfacción de la gente con las instituciones y quienes ocupan posiciones de poder. Pero no es así. Panamá también ha sido fuertemente golpeada por la corrupción y es uno de los cinco países más desiguales del mundo. Si bien la inflación está controlada, el poder adquisitivo de los sectores menos favorecidos se ha visto duramente impactado en los últimos tiempos. Todos estos factores han contribuido a crear un clima de descontento observado por quienes pronosticaron una debacle de las formaciones políticas tradicionales.

Tiene a su favor contar con una economía que, pese a un resfrío reciente, sigue entre las más vigorosas de esta parte del planeta.

Por ahora, esto no ha ocurrido. Pero es claro que Cortizo, ganador por un margen de apenas 3 por ciento, tendrá en los flagelos mencionados sus principales desafíos. Nada nuevo para la región, pero no por ello un reto menor. Sin duda tiene a su favor contar con una economía que, pese a un resfrío reciente, sigue entre las más vigorosas de esta parte del planeta.

Colombia debe seguir muy de cerca el relevo en el país vecino, últimamente ausente de las prioridades en materia de política exterior. Y es que son muchos los temas y retos comunes con enorme impacto en asuntos de gran trascendencia en el plano interno.

El primero, el de resolver, para bien de ambas naciones, las fuertes disputas en materia arancelaria que han llegado a instancias de la Organización Mundial del Comercio. Al mismo tiempo, es vital que Panamá se confirme como aliada de primer nivel en la lucha contra el crimen organizado y sus tentáculos, sobre todo los financieros. En este sentido, hay que recordar que a comienzos del mes pasado, la Fiscalía firmó un acuerdo con su similar de este país. Es de esperar que se siga avanzando por esta senda. La lucha contra la trata de personas, fenómeno en aumento y que tiene en la región fronteriza del Darién un epicentro crítico, es otra cuestión que debe ser abordada por ambos gobiernos de manera armónica y coordinada. En este campo ya hubo un memorando de entendimiento, también reciente. Urge que continúe y se fortalezca la cooperación.

Queda claro que una relación binacional sólida es fundamental y urgente. Si hay un país con el que Colombia comparta desafíos, es justamente el del istmo.

editorial@eltiempo.com

Sal de la rutina

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.