El regreso de ‘Macaco’

El regreso de ‘Macaco’

El disminuido personaje tiene deudas pendientes con la justicia que superan los 40 años de prisión.

Por: Editorial
21 de julio 2019 , 10:35 p.m.

Luego de una década larga desde su entrega a Estados Unidos, que lo reclamaba y lo juzgó por ser un gran capo del narcotráfico, Carlos Mario Jiménez Naranjo, alias Macaco, vuelve a manos de la justicia colombiana.

Mucha agua, y mucha sangre, ha corrido desde que el gobierno de Álvaro Uribe decidió extraditar a los jefes paramilitares con los que había negociado la desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia. Macaco, un narcotraficante de los llamados purasangre, logró imponerse a punta de terror y cocaína como uno de los grandes señores de la confederación paramilitar.

El disminuido personaje –por las duras condiciones de las cárceles de Estados Unidos– tiene deudas pendientes con la justicia que superan los 40 años de prisión. Macaco fue uno de los ‘paras’ que le incumplieron a Justicia y Paz (la justicia alternativa creada para el proceso con las Auc), y por eso proceden contra él las máximas penas aplicables en la justicia ordinaria para el momento de sus crímenes.

Su regreso es un reto para nuestro aparato judicial, que no solo tiene el deber de hacer valer los derechos de los miles de víctimas de su bloque, el Central Bolívar, sino que cuenta ahora con la oportunidad de conocer, de primera mano, la versión de un macabro señor de la guerra cuyo poder se alimentó de alianzas políticas y complicidades oficiales que, al menos en este caso puntual, no están suficientemente expuestas.

Pero también es un desafío para los organismos de seguridad. De ninguna manera puede recuperar su antiguo poder criminal. Macaco fue uno de los jefes ‘paras’ que desde el primer momento le jugaron doble a la paz; negoció, según varios expedientes, la venta de rutas y hombres armados en Putumayo y Nariño, dos de los departamentos que siguen sufriendo la guerra por la coca.

Lograr que pague sus crímenes y que su regreso sirva para conocer la verdad de sus turbios negocios y no para reactivar sus estructuras es, pues, la tarea que impone su retorno.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.