El premio a Doris Salcedo

El premio a Doris Salcedo

Este es el momento justo para que su obra les sirva a los duelos que no se han podido dar.

Por: Editorial
07 de noviembre 2019 , 10:49 p.m.

En este punto de su vida y de su carrera, la artista bogotana Doris Salcedo ya no necesita espaldarazos que la posicionen ni reconocimientos internacionales que la pongan en el mapa del público: con el paso de los años, Salcedo no solo ha construido una obra imborrable, que paradójicamente suele jugar con lo pasajero, con lo fantasmal, con lo efímero, sino que una y otra vez se ha mostrado –y cada año lo ha hecho más– como una ciudadana absolutamente comprometida con la suerte de Colombia. Se la ha visto luchando por las causas en las que cree, apostándoselo todo a la paz.

Y, sin embargo, resulta maravillosa en toda su justicia la noticia de que a finales de la semana pasada, Salcedo se convirtió en la primera ganadora del más grande de los premios que se conceden hoy en el mundo del arte: el Nomura Art Award.

Ella ha estado dedicándoles sus obras a visibilizar el horror, a sujetar la memoria del dolor, a reparar en el plano de lo simbólico a las víctimas que no han sido reconocidas, a articular, como si sucediera en una suerte de sueño colectivo, el dolor que ha dejado la violencia: las sillas vacías de 6 y 7 de noviembre, la grieta de 167 metros de Shibboleth, la lona blanca de Sumando ausencias, el suelo negro del contramonumento Fragmentos, los nombres rotos de Quebrantos no solo les abren paso a las catarsis, sino que reconstruyen desde las ruinas.

Tiene sentido, si uno revisa esa trayectoria, que Salcedo vaya a usar el dinero del premio más cuantioso del mundo para llevar a cabo, de una buena vez, una obra gigantesca en la que ha estado trabajando en los últimos veinte años: Actos de duelo. Su idea es, una vez más, recobrar las historias de las víctimas del conflicto armado interno de Colombia.

Y, aunque desde el principio su trabajo ha sido relevante y oportuno, lo cierto es que –en medio de lo dura que ha sido la implementación de la paz acordada en noviembre de 2016– este es el momento justo para que su obra les sirva a los duelos que no se han podido dar.

EDITORIAL

Empodera tu conocimiento

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.