El POT se necesita

El POT se necesita

Bogotá no puede seguir con la intermitencia de una norma que define su futuro.

Por: EDITORIAL
05 de noviembre 2019 , 07:56 p.m.

Más allá del debate político que generó el hundimiento del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) y las consecuencias que de él se desprenden, hay que decir que Bogotá perdió una gran oportunidad de actualizar sus normas urbanísticas. Resulta inconcebible que dos décadas después, las autoridades no hayan logrado conciliar una nueva hoja de ruta –como lo exige la ley– que actualice y regule la manera como deben organizarse la ciudad y su crecimiento futuro, y permita brindar tranquilidad jurídica a quienes participan en ese proceso, incluyendo a la misma ciudadanía.

Son pocas las voces autorizadas que con argumentos técnicos y válidos lanzaron alertas frente a temas puntuales del fallido POT del alcalde Enrique Peñalosa: mayor concertación, estimativos acerca de la población futura y la vivienda requerida, el nivel de densificación urbana y la suerte de los llamados barrios tradicionales son algunos de ellos. En cambio, primaron la argucia política y la información falsa, producto del debate electoral que acaba de terminar y plantea una nueva realidad para la capital del país. Al gobierno también le faltó estrategia a la hora de tramitarlo, y al alcalde le sobró orgullo al tratar de imponerlo por decreto.

La incapacidad de construir una visión de ciudad más allá de
la factura ideológica de cada gobierno le ha hecho daño a la capital

Decíamos que es inconcebible que una ciudad del tamaño de Bogotá y con los desafíos que tiene mantenga la incertidumbre frente a un POT necesario. Ni siquiera han prosperado dos intentos por modificarlo en la última década, reflejo, entre otros factores, de la falta de visión de gobiernos de todas las facturas ideológicas a los que, irónicamente, los ciudadanos confiaron el destino de su ciudad sin haber sido correspondidos a la hora de contar con un derrotero cierto y seguro para el territorio. Se ha perdido tiempo valiosísimo. He aquí un primer gran reto para la alcaldesa electa Claudia López, si la dejan.

Corresponde ahora a la misma López asumir las riendas del asunto, pues, aunque las fuerzas políticas que la acompañan quisieran hacer borrón y cuenta nueva, debe ser consciente de que el POT que acaba de hundirse contiene una serie de preceptos que ayudarán a sacar adelante varias promesas de gobierno. La agilidad para disponer de suelos con destino a obras de equipamiento, las medidas de mitigación que fueron incluidas para meter en cintura los negocios de alto impacto, hacer renovación urbana con normas claras y evitar que los constructores sigan haciendo de las suyas, además de una línea de indicadores que permitiría saber si los objetivos del POT se están cumpliendo o no, y corregir en consecuencia.

Claudia López, es cierto, cuenta con una bancada que, en apariencia, le permitirá tramitar estas y otras materias sin angustia. Pero también debe tener claro que el POT es un instrumento complejo y con tantos intereses de por medio que en algún momento tendrá que imponer su autoridad. No se puede hacer un plan a la medida de cada uno de los habitantes de Bogotá, pero sí es posible ordenar el estado actual de cosas pensando en el bienestar común, conciliando mejor y, en todo caso, construyendo sobre lo construido. En el ámbito urbano actual, gobernar significa pensar a largo plazo, generar confianza y asumir responsabilidades.

editorial@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.