‘El Nacional’ y su lucha

‘El Nacional’ y su lucha

Las rotativas de este histórico diario se podrán haber detenido, pero jamás se apagará su
voz.

Por: EDITORIAL
13 de diciembre 2018 , 08:13 p.m.

El estado de la libertad de expresión y de prensa es quizás uno de los mejores indicadores de la salud de la democracia de un país. Por eso, lo que le está sucediendo al diario El Nacional de Caracas, que anunció que el de hoy será, al menos por ahora, su último ejemplar impreso, confirma el peor de los diagnósticos para Venezuela: la agonía de su democracia, sus instituciones y sus libertades.

Por supuesto, El Nacional no claudicará en su lucha y seguirá vivo en las plataformas digitales, a la espera de que pueda regresar al papel, medio a través del cual brilló en sus 75 años de vida desde que fue fundado por el escritor Miguel Otero Silva, convertido en un faro en la lucha contra las dictaduras y por cuyas páginas desfilaron algunas de las mejores plumas del continente, entre ellas la de nuestro nobel Gabriel García Márquez y otros inspiradores e influyentes pensadores.

La censura, la represión, el ahogamiento financiero y judicial y la imposibilidad de adquirir papel por las restricciones del dólar han marcado al menos los últimos 15 años de la prensa independiente venezolana, empeñada en una tenaz resistencia desde que el gobierno de Hugo Chávez tomó el rumbo del autoritarismo, seguido ahora por el desastroso y, desde enero, renovado mandato de Nicolás Maduro.

La de que este diario caraqueño imprima hoy su última edición es una triste noticia y un atropello más de la dictadura en Venezuela.

El Nacional, por el hecho de ser el diario líder y el único independiente de circulación nacional que quedaba, sufrió las peores embestidas en medio de la delirante obsesión del chavismo de imponer lo que denominó la ‘hegemonía comunicacional’, un conjunto de medidas tendientes a arrodillar y amoldar la prensa libre mediante todo tipo de artilugios para imponer una sola verdad: la del régimen. De hecho, el diario había logrado alargar sus ediciones gracias al papel que le hicieron llegar otros periódicos del continente, redujo sus cuadernillos y dejó de circular los días de menor lecturabilidad, pero el acoso chavista ha sido implacable.

La trituradora revolucionaria ha sacado de circulación 33 diarios, ha silenciado 99 estaciones de radio y televisión y ha perseguido judicialmente al menos a 50 periodistas, sin contar a todos los que, amenazados, junto con sus familias, han tenido que escapar al exilio para salvar sus vidas. Medios tradicionales como RCTV desaparecieron de las pantallas, y otros emblemáticos como Últimas Noticias o El Universal fueron forzados a cambiar su línea editorial y hoy se hacen los de la vista gorda respecto a la tragedia diaria de los venezolanos o edulcoran su realidad ante la censura oficial.

“Hoy publicamos una noticia que les alegrará la vida al señor Nicolás Maduro y a toda su camarilla civil y militar que disfruta del poder sin presentarle cuentas a nadie (...): El Nacional dejará de imprimirse en papel”, reza el editorial publicado hoy en el diario caraqueño. Es una triste noticia.

Sin embargo, sus rotativas se podrán haber detenido, pero jamás se apagará su voz, mucho menos entre quienes siguen luchando para que la horrible noche que instalaron Chávez y Maduro en Venezuela llegue, tarde o temprano, a su fin. La prensa libre está con El Nacional.

editorial@eltiempo.com

Sal de la rutina

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.