El martillo de Trump

El martillo de Trump

A través de la amenaza logró que México levantara un ‘muro’ para evitar el paso de inmigrantes.

Por: EDITORIAL 
10 de junio 2019 , 07:46 p.m.

Finalmente, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tiene algo que mostrarles a sus electores con miras a su reelección. En la más clara exhibición de lo que algunos han dado en llamar la ‘diplomacia del martillo’, o ‘del arancel’, Trump logró imponerle a México un mayor control sobre los miles de inmigrantes que intentan llegar a su territorio, a cambio de no ponerles aranceles a sus productos, del 5 al 25 por ciento progresivamente, una amenaza capital que podía dejar la economía mexicana en recesión.

Los cálculos del Gobierno mexicano hablaban de una pérdida de 1,2 millones de empleos, una elevación del 10 por ciento del IVA y una caída sustancial del PIB. Pero la economía estadounidense tampoco habría salido indemne, en especial la de los estados fronterizos que gozan de un muy rico intercambio comercial con su vecino del sur, justo la zona en donde Trump tiene algunos de sus más importantes apoyos electorales. Y, por supuesto, México tendría que responder con sus propios aranceles.

Era una situación de pierde pierde, solo justificada por la necesidad de Trump de atrapar votos y la certeza de que en su política exterior no hay acuerdo que valga, ni siquiera los firmados por él mismo, pues no cabe en la cabeza imponer aranceles si hay acuerdos de libre comercio en vigencia y en camino de ser aprobados, con todo y lo fatal que puede ser la incertidumbre para los mercados.

Urge un apoyo al llamado Plan Marshall para el desarrollo económico del sur de México
y el Triángulo Norte, diseñado con la Cepal.

Es decir, a través de la amenaza, Trump logró algo a lo que México siempre se negó: levantar un muro para evitar el paso de los inmigrantes, pero este no de hormigón, sino de 6.000 efectivos de la Guardia Nacional que se enviarán a la frontera con Guatemala para frenar el enorme flujo migratorio que solo en mayo, según cálculos mexicanos, llegó a los 140.000 centroamericanos, un máximo que no se veía en, al menos, 20 años.

Si bien no se conocen detalles del acuerdo, el presidente habló de que México habría aceptado comprar más productos a granjeros estadounidenses para complacer una vieja obsesión de Trump con el desequilibrio en la balanza comercial. Y de una cláusula secreta que de no ser aprobada en el Parlamento mexicano, traería de nuevo el ruido de aranceles.

Trump consiguió a la brava algo que también ha buscado con China: imponer impuestos para forzar una negociación ventajosa y en sus términos. La misma guerra comercial que hoy tiene al mundo en ascuas.

En cuanto al gobierno de López Obrador, intentó vender el acuerdo como un triunfo, pero en realidad significa un enorme retroceso respecto al espíritu de su política migratoria y de lo que ha sido su mandato. Aunque hay quien asegura que México no cedió nada diferente a lo ya negociado meses antes.

Por eso urge un apoyo definitivo al llamado Plan Marshall para el desarrollo económico del sur de México y el Triángulo Norte, diseñado con la Cepal, para mejorar sustancialmente la economía de la región. De lo contrario, no habría muro ni Guardia Nacional que valgan para contener un drama humanitario cuyo origen y complejidad escapan a cualquier cálculo electoral.

Y que se preparen los vinos franceses... ¿Colombia también?

Sal de la rutina

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.