El interrogante mexicano

El interrogante mexicano

Uno de sus mayores desafíos es evitar que las expectativas que ha generado sean su propio bumerán.

Por: Editorial
02 de diciembre 2018 , 11:25 p.m.

En una coyuntura en la que buena parte de los países del continente han girado a la derecha, la posesión, el pasado sábado, de Andrés Manuel López Obrador como presidente de México marca el primer paso del país azteca en rumbo opuesto. Pero habrá quienes digan, y razón no les falta, que hay otra ruta por la que sí se mueve en el mismo sentido de naciones como Brasil y Venezuela: la del populismo.

El gran interrogante, que toma aun más vigor tras el discurso del nuevo jefe de Estado mexicano, es cuál de estas dos sendas recorrerá el México de López Obrador.

Su intervención no despejó la duda. Al tiempo que anunció un plan de salud universal, apoyos monetarios a los jóvenes, la construcción de 100 universidades públicas y la entrega de 10 millones de becas, también habló de aumentar el salario mínimo, de acabar definitivamente con la corrupción y de convocar a los mexicanos para que decidan en las urnas si debe permanecer en el cargo dentro de apenas dos años. Lo cual se suma a su decisión de vender el avión presidencial y rebajarse su sueldo en un 40 por ciento.

No hay duda sobre lo deseable de sus objetivos de gobierno. Pero lo que sí genera incertidumbre y alimenta temores sobre todo en los mercados es la fuente de financiación. Por eso, uno de sus mayores desafíos es evitar que las expectativas que ha generado sean su propio bumerán. Deberá demostrar que puede adelantar una gestión con énfasis en lo social, sin que esto suponga embarcar el país en aventuras que lesionen gravemente su economía. Es decir, que cuenta con la sensatez suficiente para desoír los cantos de sirena del populismo que da réditos solamente a muy corto plazo.

Es un reto que a la larga concierne a todo el continente. De brillar López Obrador, es factible que otros países del área pasen la página de los gobiernos de tendencia similar que terminaron entre escándalos de corrupción y promesas incumplidas. Es de esperar que así sea: para bien de México, pero también en aras de la buena salud de la democracia en todo el hemisferio.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

Sal de la rutina

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.