close
close
Secciones
Síguenos en:
El gobierno de Duque

El gobierno de Duque

Cualquier examen debe reconocer que enfrentó y superó una pandemia y dejó un país en crecimiento.

Este domingo 7 de agosto concluye el gobierno del presidente Iván Duque. El mandatario más joven de la historia reciente del país termina su cuatrienio con una marca histórica imposible de borrar: la batalla contra la pandemia causada por el coronavirus. Con 30 de sus 48 meses bajo la irrupción, la emergencia y los efectos de una triple crisis sanitaria, económica y social, cualquier balance de gestión no puede obviar el positivo desempeño ejecutivo en esa materia.

Los resultados de la administración Duque en la lucha contra el covid-19 merecen ser reconocidos y pasarán a la historia como resultados palpables de un liderazgo eficiente ante la mayor crisis global de la historia reciente. En el frente sanitario, el gobierno saliente respondió con medidas que terminaron estabilizando, y luego superando, la situación de emergencia. El país reporta alrededor del 72 por ciento de la población con esquemas completos de vacunación y más del 25 por ciento con dosis de refuerzo. Si bien no se debe bajar la guardia, el éxito del plan de inmunización abrió la puerta a la reactivación de la economía.

El segundo pilar de la crisis –el económico– también reporta un balance notable. El repunte de las actividades económicas ha sido una realidad tangible que se ha traducido en un dinámico crecimiento del PIB –10,7 por ciento–, en el regreso de la mayoría de sectores productivos a los niveles previos a la pandemia, confianza de empresarios y ciudadanos, además de la recuperación de los empleos destruidos por el covid-19.

Muchos otros temas, con
sus aciertos y errores, quedarán para la evaluación de los analistas e historiadores.

Es cierto que quedan pendientes y desafíos, entre ellos el de una inflación amenazante, que es consecuencia de dinámicas globales, pero no se puede desconocer que el país ha recibido el reconocimiento internacional por su rápida recuperación, y prueba de ello es que Colombia ocupó el primer lugar en el más reciente índice de resiliencia de Bloomberg tras la pandemia.

La tercera cara de la crisis fue la social. El Gobierno tuvo que lidiar con el brutal aumento de 6,8 puntos porcentuales de pobreza monetaria por esta causa. Las medidas de transferencias monetarias y subsidios desplegados por la administración Duque impidieron que el golpe social fuera mucho peor y mitigaron el impacto en millones de hogares.

La reactivación logró sacar a 1,4 millones de colombianos de esa condición en un año. En todo caso, queda un saldo importante para enfrentar en ese frente en los próximos años.

Este balance, que no pretende ni puede abarcar la extensa obra del gobierno de un presidente durante cuatro años, permite subrayar que sería injusto hacer un examen de la era de Duque sin detenerse en lo que significó la pandemia para todos los colombianos.

Muchos otros temas, con sus aciertos y errores, quedarán para la evaluación de los analistas e historiadores. Entre ellos, el del complejo estallido social del año pasado y los retos de seguridad, donde las bandas criminales no tuvieron piedad con los líderes sociales. Al final serán las realizaciones y la retrospectiva desapasionada que llega con el paso de los años las que actuarán como el juez más imparcial ante los hechos del presidente que llevó a Colombia a salir victoriosa de la batalla contra la pandemia.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.