Secciones
Síguenos en:
El futuro de los rellenos

El futuro de los rellenos

Debe cambiar la idea de que la responsabilidad de las personas con sus desechos termina al botarlos.

Un nuevo derrumbe en Doña Juana puso otra vez los reflectores no solo sobre este, sino sobre otros rellenos sanitarios del país, cuyo funcionamiento ha sido objeto de cuestionamientos. Es el caso de El Guabal (Valle del Cauca), Palanga (Santa Marta), El Carrasco (Bucaramanga), Rediba (Barrancabermeja), Magic Garden (San Andrés islas) y Pradera (Medellín).

En lo que concierne a Bogotá, el incidente del martes pasado les recordó con fétidos olores a los habitantes de los barrios cercanos episodios ya vividos. Según la Contraloría General, el operador –Centro de Gerenciamiento de Residuos Doña Juana– no reportó a tiempo la información geotécnica relevante acerca de la inestabilidad, que luego se convirtió en deslizamiento. Aunque este se ha defendido asegurando que sí cumplió con su deber, el ente de control abrió nuevos interrogantes respecto a temas críticos como el plan de contingencias y la vida útil del relleno. Se esperan del operador respuestas que generen mayor tranquilidad entre la ciudadanía.

En términos más generales, preocupa que hacia el futuro –y más a la luz de la actual emergencia por la pandemia del covid-19– no esté claro qué ocurrirá con el manejo de los residuos en el país. La Contraloría también informó que solo el 25 por ciento de los actuales rellenos –98 en total– entregaron información, incompleta siempre, sobre los planes de clausura y posclausura.

Sin demeritar la necesidad de que los rellenos que presentan problemas atiendan las recomendaciones de los entes de control, se requiere llevar esta discusión a otro nivel. La pregunta sobre qué hacer para adoptar estilos de vida que permitan generar una cantidad mucho menor de desperdicios debe ser la que oriente tal discusión.

Potenciar el reciclaje, como ya algunas ciudades lo han venido haciendo, es importante, pero a largo plazo el reto está en la senda de una sostenibilidad integral que incluya desechar, valga la redundancia, la idea de que la responsabilidad de cada persona con sus desechos termina al arrojarlos a la caneca.

EDITORIAL

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.