Secciones
Síguenos en:
El efecto Saab

El efecto Saab

Captura de Álex Saab –señalado testaferro de Maduro– sería punto de quiebre del régimen venezolano.

No es gratuito que la DEA se esté empleando a fondo para lograr que el colombiano Álex Saab viaje con ellos a Estados Unidos, esposado, desde Cabo Verde, en donde fue capturado el viernes pasado.

Su avión privado fue seguido satelitalmente hasta ubicarlo en ese país insular africano, sin inmunidades ni protección. Pero, tal como lo reveló la Unidad Investigativa de EL TIEMPO, Estados Unidos le venía siguiendo los pasos desde 2011, cuando el barranquillero, de 47 años, se empezó a perfilar como el hombre de confianza del presidente venezolano, Nicolás Maduro, y de su séquito para mover dólares y oro hacia el exterior, productos del saqueo al que ha sido sometido el pueblo venezolano.

El otrora modesto vendedor de llaveros, hijo de un libanés que migró a Barranquilla, se convirtió de pronto en el agente especial del régimen que bajo ese título está abogando por él ante el Gobierno caboverdiano, al que le aseguró que Saab estaba obteniendo alimentos y medicamentos para mitigar la pandemia causada por el coronavirus.

Pero el FBI y la DEA tienen evidencia de que Saab es mucho más que eso: sería la llave para llegar a las fortunas ocultas de fichas del régimen, empezando por su cabeza. Y además, el emisario que ha sellado acuerdos con Rusia, Turquía e Irán.

Como se sabe, este último país es ahora el proveedor de gasolina de Venezuela, catalogado como uno de los más importantes productores de petróleo. Y Turquía es la sede del negocio de las llamadas cajas de comida subsidiada (Clap) con las que Saab se volvió multimillonario y objetivo de cortes federales que lo procesan por lavado de activos y corrupción.

De hecho, la captura del colombiano, ahora con nacionalidad venezolana, es considerada por analistas un punto de quiebre para el régimen, convirtiéndose en una especie de ‘trofeo’ a fin de forzar una transición negociada del poder en el país vecino. No de otra manera se explican la reacción del régimen ante su captura y los hilos que ha movido para evitar su traslado a los estrados judiciales en Estados Unidos.

El empresario colombiano es, en todo caso, una ficha clave en el actual ajedrez político regional e, incluso, mundial

Pero a este lado de la frontera también hay gente inquieta con ese arresto. En el organigrama que agentes federales han levantado de Saab y sus cómplices –con ayuda de autoridades colombianas– hay empresarios locales.

Uno de los testigos de operaciones de lavado de Saab desde Emiratos Árabes y Suiza resultó ser alias Boliche, miembro de una prestigiosa familia de Valledupar y, a la vez, una vieja ficha del narcoparamilitarismo. Pero no es el único colombiano mencionado en esa trama, con carga geopolítica y de narcotráfico, que está entre las prioridades del Gobierno de Estados Unidos.

Saab es, en todo caso, una pieza decisiva en el actual ajedrez político regional e, incluso, mundial. Por ahora, su imagen, tras su captura –esposado y desaliñado–, hace prever que Cabo Verde honrará su palabra de tramitar su entrega a Estados Unidos. Pero no hay que olvidar casos como el del general Hugo el ‘Pollo’ Carvajal, ficha clave del régimen, que se le voló a la DEA primero de Aruba y luego de España. El suspenso continúa.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.