Secciones
Síguenos en:
Ejemplo para imitar

Ejemplo para imitar

El voleibol femenino ha tenido apoyo, continuidad, consolidación de una base y renovación.

Para quienes son cercanos al deporte de alto rendimiento en Colombia, más allá de las disciplinas más populares, la histórica clasificación de la selección femenina de voleibol al Mundial de mayores por celebrarse en Polonia y Países Bajos no fue motivo de asombro. Al contrario, para la gran mayoría del país, esta buena noticia sí causó grata sorpresa.

No generó extrañeza entre los conocedores, pues es claro que aquí se venían haciendo las cosas bien, muy bien. El cupo al Mundial, obtenido tras derrotar nada menos que a Brasil en la última jornada del Suramericano de Barrancabermeja –certamen en el que Colombia fue subcampeona–, es consecuencia previsible de un proyecto que comenzó hace 13 años con una juiciosa búsqueda de talentos.

El voleibol femenino ha tenido apoyo, continuidad, consolidación de una base y renovación en su justa medida, cuatro ingredientes imprescindibles en cualquier receta de éxito deportivo. Ya se había dado un campanazo con el tiquete obtenido al Mundial Sub-20 de República Checa, celebrado en 2013.

El equipo de Amanda Coneo, María Alejandra Marín, Yeisy Soto, Camila Gómez, Margarita Martínez y Dayana Segovia, entre otras jugadoras, conducido de forma notable por el brasileño Antonio Rizola –quien tomó la batuta de su compatriota Mauro Marasciulo– ahora se enfila hacia los Juegos Olímpicos de París 2024, su siguiente objetivo, además, sobra decirlo, del Mundial del año entrante, en el que bien puede llegar a lo más alto.

Otras disciplinas deben tomar nota de cómo se ha trabajado aquí para replicarlo. Es necesario también asegurar la renovación, y para ello el camino es claro: hay que saber aprovechar este auge para vincular a la empresa privada y a través de la constitución de una liga profesional cultivar talentos y afición. Que la práctica de este deporte sea masiva, como ocurre en Brasil y Perú. Se trata de que este éxito sea semilla y no flor de un día.

EDITORIAL

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.