Secciones
Síguenos en:
En busca de un acuerdo

En busca de un acuerdo

Fuerzas políticas deben aceptar el llamado presidencial a construir una reforma consensuada.

No pocas han sido las críticas que ha recibido el proyecto de reforma tributaria que el Gobierno Nacional presentó al Congreso de la República. Desde distintos frentes políticos, gremiales y sociales, numerosas voces han levantado dudas tanto sobre el monto de 23,4 billones de pesos como acerca de medidas específicas de IVA, renta y otros tributos y tarifas. Hasta un paro nacional ha sido convocado contra la iniciativa por la oposición, en la que se estima puede ser una de las peores semanas de la pandemia.

Todas estas manifestaciones públicas –que incluyen posturas negativas de bancadas parlamentarias como las de Cambio Radical, ‘la U’ y el liberalismo respecto al proyecto– han venido disminuyendo el margen de maniobra del Ejecutivo para impulsar la totalidad del ajuste fiscal.

El presidente Iván Duque, en entrevista publicada el domingo pasado en este diario, reconoció esa realidad política e invitó a todos los bloques parlamentarios a que “como lo han hecho siempre, lleguen con sus propuestas al Congreso y que todos juntos construyamos una reforma que proteja a los más vulnerables y estabilice las finanzas de la nación”.

Un consenso alrededor de la reforma debe mantener con realismo el doble objetivo de estabilidad fiscal y mitigación de
la pobreza.

Este llamado presidencial a la construcción de un “consenso” y un “sano equilibrio” debe ser bien recibido por las distintas fuerzas políticas en el Legislativo. Las posturas expresadas por las bancadas parlamentarias reflejan tanto diferencias con el articulado original como aproximaciones positivas a otros componentes del proyecto de ley.

De hecho, el Consejo Gremial, la Andi, centros de estudios como Fedesarrollo y Anif, entre otros, han publicado alternativas de distintos montos, énfasis y perfiles que también sirven de insumos a las deliberaciones legislativas que un proyecto de esta magnitud e impacto debería generar. Acierta el primer mandatario, quien fue senador antes de ocupar la Casa de Nariño, en recordar que es en el espacio parlamentario y en la construcción de ponencias donde se encuentra el consenso.

La crisis económica, sanitaria y social que ha traído la pandemia de covid-19 es de una dimensión tan seria que le demanda al país la aprobación de un ajuste fiscal. Sin entrar en los detalles sobre la conveniencia de una u otra medida incluida en el articulado, cualquier consenso debe partir del carácter necesario y urgente de una reforma tributaria.

En segundo lugar, un acuerdo político debe reflejar, asimismo, la necesidad de abordar los dos objetivos de la iniciativa: estabilizar las finanzas públicas y mitigar los impactos de la pandemia en los sectores más vulnerables de la sociedad. El componente social del proyecto debe ajustarse en sincronía con su contraparte tributaria.

Tercero, no es la ocasión para anotarse victorias políticas con la mira en las elecciones de 2022, sino de responder al momento más crítico para Colombia en muchas décadas. Por ende, los consensos a los que invita el presidente Duque alrededor de la reforma tributaria deben construirse en consecuencia con la actual realidad económica, sanitaria y social.

A la disposición al diálogo del Gobierno debe seguir la voluntad de los sectores políticos para consolidar una salida democrática.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.