Morir en la vía

Morir en la vía

Se necesita un alto grado de irresponsabilidad para arrollar a alguien en plena vía y no socorrerlo.

Por: Editorial
30 de julio 2020 , 09:25 p.m.

En un lapso de seis meses, las vidas de David Martínez (25 años), John Alexánder Parra (24) y Diego Alejandro Pardo (33) fueron segadas en hechos acaecidos en la vía que de Bogotá conduce a los municipios de Mosquera y Madrid, al occidente de la capital. Eran hijos, padres de familia y personas consagradas a sus trabajos. La causa de estas muertes tiene un denominador común: carros fantasma.

Según familiares y habitantes del sector, la mala señalización, la poca iluminación, el exceso de velocidad y la falta de autoridad en la vía son causales para que este tipo de hechos ocurran, pues se trata de un corredor que particularmente en la noche suele prestarse para transitar sin acatar las más mínimas medidas de seguridad.

Un informe reciente de este diario indica que el año pasado perdieron la vida en Mosquera nueve personas y 60 más resultaron lesionadas en incidentes de este tipo. En lo que va del presente, ya son tres las víctimas fatales y 60 las heridas. Las cámaras dispuestas no funcionan, o hay poca colaboración de algunos conjuntos para facilitar las grabaciones a fin de establecer el origen de estos incidentes, como afirmó uno de los testigos.

Pese a todo, ninguna de estas fallas excusa la responsabilidad de quienes cometen tales crímenes. Se necesita un alto grado de inconsciencia e irresponsabilidad para arrollar a alguien en plena vía pública y no socorrerlo. Esto, a la luz de la ley, constituye un delito de máxima gravedad. Pero es, más que nada, una acción que no merecen ni las víctimas ni sus familiares.

Las estadísticas son una señal de que es hora de ver lo que sucede en esta vía. Las autoridades no pueden seguir ignorándolo o, como dijo el familiar de uno de los fallecidos, dejar que los casos sigan “engavetados” por falta de pruebas. Y a los responsables –o a quienes pueden conocerlos– recordarles que su conducta es absolutamente reprochable y que difícilmente se puede tener la conciencia tranquila ante semejante proceder.

EDITORIAL

Empodera tu conocimiento

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.