Secciones
Síguenos en:
Ante todo, claridad

Ante todo, claridad

Hay que redoblar los controles para que la aplicación de vacunas se haga respetando los protocolos.

Ahora que el país se apresta a recibir millones de dosis de vacunas contra el covid-19, según ha anunciado el Gobierno Nacional, es cuando más se deben redoblar los controles para que su aplicación se haga respetando los protocolos establecidos en el Plan Nacional de Vacunación. Y porque la misma ciudadanía está con los ojos abiertos para que el proceso se haga de forma transparente y oportuna.

Por lo mismo, no dejan de ser preocupantes los hallazgos de la Superintendencia de Salud en el caso particular de una de las entidades que en Bogotá debe atender el suministro de las dosis para los inscritos en primera fase. Nos referimos a los 395 casos de personas que fueron vacunadas en la Subred Norte de la capital sin que, aparentemente, hicieran parte de la población priorizada. Según la investigación, en este caso no había autorización para ello, ni una agenda con los beneficiarios ni protocolos.

Entre los hallazgos se evidenció que alrededor de 142 personas vacunadas hacían parte del área administrativa de la Subred Norte y otros, de lo que se conoce como planes de intervenciones colectivas, es decir, no están en la primera línea para la vacuna.

El caso, que sigue en investigación tanto por la Superintendencia como por otros organismos a los que se les dio traslado, debe ser atendido por la Secretaría de Salud. Bogotá es de las que con mayor vehemencia han venido reclamando celeridad en el suministro de vacunas, dado su ejemplar ritmo de vacunación y, con esa misma celeridad, debe aclararles al país y a los ciudadanos cuáles fueron las razones de esta selección y exponer dónde están sus fallas, si las hubiera.

La Superintendencia de Salud había abierto 59 casos con hallazgos de presuntos beneficiarios de la vacuna, sin serlo. De ellos, 30 siguen en investigación. Hace bien la entidad en conminar a Procuraduría, Contraloría, Fiscalía y demás entidades para que un proceso que cuenta con protocolos claros y merece el mayor cuidado posible no se convierta en la feria de las vacunas. La gente no lo resistiría.

EDITORIAL

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.