Secciones
Síguenos en:
Lecciones del tercer pico

Lecciones del tercer pico

Gravedad de la pandemia exige la aplicación de las medidas por parte de las autoridades y ciudadanía

El covid-19 sigue castigando sin piedad a la humanidad. En la última semana, el mundo ha registrado casi 6 millones de contagios de Sars-CoV-2, un poco más de los que hubo en los primeros cinco meses de la pandemia, el año pasado. En otras palabras, en lo corrido del 2021 se han registrado casi la mitad de todas las infecciones detectadas en el planeta.

Lo inquietante es que esta semana que termina se presentó un incremento del 8 por ciento en el número de casos, hecho inédito en esta evolución, lo mismo que el aumento de las muertes en el mundo, que se ubicó en 5 por ciento, frente a la cifra de la semana pasada. Estos datos engloban una situación general en momentos en que la vacunación contra el covid-19 viene también en aumento, pero dejan en evidencia que esta reactivación epidémica es la más devastadora desde que el virus hizo su aparición en China, en diciembre del 2019.

Es claro que mientras existan personas susceptibles de infectarse (que aún es la mayoría de la humanidad) y el virus mantenga o incremente su capacidad para invadir células humanas, los picos y las desaceleraciones de la pandemia seguirán presentándose.

Pero esta razón natural dentro de la dinámica viral no impide entender que la intensidad de los picos depende de la aplicación oportuna y rigurosa de medidas conocidas para contener el virus por parte de las autoridades y, desde luego, de la disciplina de las comunidades para llevarlas a la práctica.

En el país, las cifras dan señales de que un tercer pico podría ser más agresivo y letal que los anteriores.

En el caso del país, las cifras demuestran que se transita por un tercer pico que está dando señales de ser más agresivo y letal que los anteriores. Para la muestra, las muertes reportadas por Colombia vienen rompiendo récords en los últimos días, a tal punto que ya se superaron las 500 diarias, lo que para muchos era impensable.

Colombia está hoy en el puesto 28 en muertes por millón de habitantes, con 1.436. En ese ranking el primer país es Hungría (2.857); Brasil, 13.º (1.889); Estados Unidos, 17.º (1.774); India, 118.º (152). Con los datos de la última semana, Brasil fue octavo, con 83 muertes por millón de habitantes; Colombia, 15.º, con 62, e India y Estados Unidos estuvieron en las posiciones 59 y 60, con 15 muertes en este indicador.

Estas crudas estadísticas tienen que generar reflexiones, además de acciones, pues existen factores determinantes que pueden modificarse con miras a atenuarse en esta coyuntura, pero también para prevenir desenlaces tan dramáticos como los actuales. Entre ellos están, principalmente, el relajamiento en la aplicación de las medidas por grandes sectores de la población proclives a aglomerarse en contextos de seguridad mal entendida, cansancio y la falsa percepción de que con la llegada de las vacunas el problema se ha resuelto.

Por otro lado, la laxitud de algunos encargados de hacer respetar las medidas –empresarios, comerciantes, transportadores–, sin dejar de lado las autoridades que no cumplieron con su deber en asuntos como el rastreo, aislamiento y seguimiento y terminaron imponiendo decisiones restrictivas y reactivas.

Lo más probable es que la pandemia presente más picos, aunque ha dejado enseñanzas para que estos no sean tan letales. Tenerlas en cuenta es responsabilidad de todos.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.