Secciones
Síguenos en:
Democracia en riesgo

Democracia en riesgo

La joven democracia salvadoreña vive por estos días el más intenso asedio de su historia.

La joven democracia salvadoreña vive por estos días el más intenso asedio de su historia. El triunfo del partido Nuevas Ideas, del presidente Nayib Bukele, en las elecciones de marzo le dio a esta colectividad las mayorías en la Asamblea Legislativa. Así, por primera vez una sola fuerza política lograba controlar dos de las tres ramas del poder. Una vez conocido el resultado, no fueron pocos los que vaticinaron que todo estaba servido para que Bukele, a través de su partido, intentara hacerse también con el control de la justicia, la misma que varias veces había servido de contrapeso a decisiones suyas de carácter autoritario.

Tales pronósticos se cumplieron el pasado fin de semana con la decisión de dicho cuerpo colegiado de destituir al fiscal general y a cinco miembros de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia. La determinación causó inmediato revuelo. Aunque los legisladores apelaron a un artículo de la Constitución que les permite sacar de sus cargos a los magistrados “por causas específicas, previamente establecidas por la ley”, su proceder despierta enormes dudas sobre su legalidad. Y, sobre todo, prende todas las alarmas porque tras esta decisión los tres poderes quedarán bajo la batuta de Bukele, quien cada vez se muestra más lejano de las formas y los valores de la democracia. La decisión de la Asamblea ha generado rechazo en la comunidad internacional, comenzando por Estados Unidos, que ya se pronunció a través de su vicepresidenta, Kamala Harris.

En el trasfondo de este episodio está una profunda crisis institucional que ha permitido que surja una figura como Bukele, ajena a los partidos tradicionales y portando banderas de renovación, apelando a los códigos de las redes sociales. Pese a la durísima situación que vive el país por los huracanes y la pandemia, su popularidad sigue siendo alta. Pero debe quedar muy claro que sustituir la democracia por una autocracia de carácter autoritario es inaceptable. Por más viral que sea.

EDITORIAL

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.