close
close
Secciones
Síguenos en:
Un negocio infame

Un negocio infame

Si los corruptos les dan equinos descompuestos a los niños y no hay castigo, perdimos como sociedad.

En Colombia a menudo, o a diario, nos sorprenden hechos que demuestran una triste degradación de la condición humana. Uno de estos, aberrante por donde se le mire, surgió hace pocos días en el departamento de Santander, otra vez con el Plan de Alimentación Escolar (PAE).

En Bucaramanga y municipios de la zona, los menores que se benefician de este plan estuvieron comiendo durante un año, por lo menos, carne de burro y de caballo. Peor aún, no de animales sanos, sino muchos de ellos, según se informa, enfermos o hallados muertos.

Así de real y así de inhumano e indignante, pues estos niños, de hogares humildes donde muchas veces esta proteína escasea, no pueden ser víctimas de un delito como este, con absoluta falta de consideración. Y es que, además, estos alimentos podían estar contaminados, pues aparte de provenir de animales en malas condiciones de sanidad, a la carne le daban un manejo alejado de la salubridad.

Según la Fiscalía, un individuo que fue capturado, Fernando Trujillo Gómez, alias el Padrino o el Gemelo, compraba los animales en la costa Atlántica. Y, al parecer, con guías de movilización falsas los trasladaba a Bucaramanga y allí los sacrificaba. “La carne era tratada con químicos para alterar la contextura, intentar hacerla más blanda y darle un color rojizo”, dice el ente acusador.

Todo ello, a conciencia –qué conciencia es esa– de que era para alimentar niños. Semanalmente comercializaban entre 2.000 y 2.500 kilos. Era, pues, un negocio redondo, pero infame. Como mucho de lo ocurrido en numerosas ocasiones con este programa. Alguna vez vimos que los niños recibían el plato de comida, pero solo para la foto, pues no lo podían consumir. No más. Se necesita extremar todos los controles en el país y aplicar justicia. Si los corruptos llegan ya a quitarles la comida de la boca a los niños más vulnerables o les dan equinos descompuestos y no hay castigo ejemplarizante, estamos perdimos como sociedad.

EDITORIAL

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.