¡A hacerlo realidad!

¡A hacerlo realidad!

Con la firma del acta de inicio de obras, el metro se convierte en pieza clave para la recuperación

Por: Editorial
22 de octubre 2020 , 09:00 p. m.

En medio de una semana cargada de tensiones políticas y sociales, la firma del acta de inicio de obra para la construcción de la primera línea del metro de Bogotá cae como un bálsamo. Se trata de uno de los proyectos más esperados por los ciudadanos. De ahí que fuera tan significativo el acto que tuvo como protagonistas a la Empresa Metro de Bogotá y al consorcio Metro Línea 1 S. A. S., integrado por varias compañías chinas, el martes pasado.

Más de medio siglo había transcurrido sin que la obra pasara de un render. La llegada a la alcaldía de Enrique Peñalosa (2016-2019), quien a pesar de sus reservas no cejó en el empeño de hacer realidad un sueño aplazado, puso fin a tanta espera. Los cuatro años de su gestión estuvieron consagrados a diseñar y estructurar financieramente –en cabeza del actual gerente, Andrés Escobar, y del equipo económico de entonces– uno de los megaproyectos más importantes del país en el último siglo, que tuvo la suerte de contar con el respaldo de los presidentes Juan Manuel Santos e Iván Duque.

Y decimos que la noticia cae bien a juzgar por las circunstancias. El metro elevado, cuya extensión es de 23,9 kilómetros y su costo asciende a 13 billones de pesos a precios de hoy, será un importante dinamizador de la economía de la ciudad y generador de más de 3.000 empleos directos y alrededor de 14.000 indirectos, algo fundamental para paliar la difícil situación en que quedará la capital a consecuencia de la pandemia.

Otro peldaño hacia una movilidad sostenible, que ayude a la ciudad y a la cultura de cómo nos moveremos en el futuro.

Así lo destacó la alcaldesa Claudia López, quien ha hecho bien en dejar de lado las diferencias políticas para decir que el metro de Bogotá “es mucho más que un medio de transporte, es un símbolo de unidad, de igualdad, de transformación de nuestra sociedad”, al tiempo que agradeció a los gobiernos involucrados por su compromiso con los bogotanos.

Dejando los elogios de lado, lo que sigue ahora es otro paso complejo y retador. Está a punto de finalizar el diseño de detalle –que hace más transparente la contratación y blinda la ciudad frente al contratista–. Los trabajos iniciales comenzarán con el patio taller ubicado en Bosa (32 hectáreas), localidad desde donde saldrán los trenes e irán hasta la calle 72, en el norte. Ya hay otros frentes de trabajo andando como el traslado de redes de servicios públicos y la compra de unos 1.400 predios. Más adelante vendrán las intervenciones de las estaciones que conectarán con las troncales de TransMilenio en las avenidas Ciudad de Cali, Boyacá y 68.

Una obra de semejante envergadura también plantea desafíos como los que señaló en su momento el programa Bogotá Cómo Vamos: el efecto en el tráfico, la movilidad, la disposición de escombros, la contaminación auditiva, el impacto en ciertos corredores comerciales y la tarifa final del pasaje. Todo esto demanda una estrategia de comunicaciones para que el encanto no se vaya a perder.

Arrancan, pues, las obras de la primera línea del metro de la capital. Otro peldaño hacia una movilidad sostenible y hacia la promoción de una cultura de la intermodalidad a escala urbana. Ojalá que todo este proceso concluya con la extensión del sistema hacia el occidente, y entonces se habrá saldado una vieja deuda con millones de bogotanos.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.