Secciones
Síguenos en:
Coto al atraco

Coto al atraco

El mapa del hurto en Bogotá luce dramático y exige esfuerzos como el de ayer en el centro.

En reiteradas ocasiones nos hemos referido al espinoso asunto de la inseguridad en Bogotá. Las encuestas de percepción no insinúan mejoras en este frente; por el contrario, la gente siente que el número de hurtos, atracos y violencia generalizada en las calles aumenta. Sin duda, a ello contribuyen la sobreinformación y la sobreexposición de hechos criminales en redes sociales y medios de comunicación, tentados a difundir en todos los formatos posibles el accionar cada vez más violento de bandas de atracadores y similares.

En contraste, las cifras de la Administración muestran una reducción de todos los delitos, excepto el hurto de bicicletas. Pero una pista certera sobre lo que viene ocurriendo la ha dado el amplio informe revelado por este diario el fin de semana sobre la forma como opera el delito callejero. Según el estudio ‘Panorama del hurto en Bogotá’ –fruto de una investigación del sitio Futuros Urbanos–, en la capital es preocupante el incremento del uso de armas de fuego en los atracos en vía pública. Y si bien hay una caída del 35 % frente a lo sucedido en 2019, existen nuevas modalidades de hurto y localidades que concentran el accionar de los criminales. El celular (63 %), dinero (18 %), la bicicleta (13 %), la cédula (2 %) y computadoras portátiles (2 %) son los elementos que más se roban. En promedio, cada año 100.000 personas son víctimas de estas acciones.

Entre 2018 y 2020, las localidades más afectadas fueron Suba, Chapinero, Usaquén, Engativá, Teusaquillo, Kennedy, Los Mártires, Santa Fe y Barrios Unidos, que concentran la mayor actividad comercial. El 15 % de los casos involucraron a un ladrón en motocicleta, mientras que el 72 % fueron cometidos por personas que iban a pie y el 7 %, en bicicleta. Son cifras que vale la pena tener en cuenta.

Lo que hizo ayer la alcaldesa en el sector de Los Mártires es el tipo de acciones que la ciudadanía quiere ver: presencia de
la autoridad.

Este diagnóstico deja claro que la batalla debe librarse en el espacio público, que hay que concentrar esfuerzos en zonas comerciales, de alta afluencia de gente; atender los lugares oscuros y abandonados, aumentar la presencia policial en horarios críticos para los ciclistas (3 a 6 de la mañana) o cuando la gente sale a hacer deporte; desplegar todo un esquema de información que advierta a la gente sobre zonas peligrosas para que sea más precavida, incrementar las cámaras y las cabinas de pánico, entre otras acciones.

La Alcaldía ha venido desplegando tácticas como los cuadrantes de seguridad, hay nuevos puntos de control de la Policía, un llamado a que la institución redoble su presencia en la calle y una estrategia para combatir el robo de bicicletas. A los delincuentes y sus organizaciones no hay que darles tregua. Debe ponérsele coto al atraco callejero. Lo que hizo ayer la alcaldesa Claudia López en Los Mártires, en el centro de Bogotá, es el tipo de acciones que la ciudadanía quiere ver: presencia de la autoridad, más policías y mensajes claros de que no hay zonas vedadas para el crimen. “No les vamos a ceder un centímetro a la delincuencia ni al narcotráfico”, dijo la mandataria. Y hay que acompañarla en ese propósito.

Y todo esto debe ir revestido del accionar de una justicia pronta y eficaz, solo así se podrá quebrar la tendencia de creer que la inseguridad es un tema de percepción y no la cruda realidad.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.