Secciones
Síguenos en:
El covid-19 no se ha ido

El covid-19 no se ha ido

Colapso del sistema hospitalario y número de muertes y contagios exigen que se refuercen medidas.

La tercera ola de la pandemia en Colombia se ha convertido en una verdadera tragedia en forma de meseta que ha cobrado una de cada tres vidas que se ha llevado el covid-19 en poco más de 15 meses, con el agravante de que los expertos anuncian que esta situación se mantendrá, al menos, por otro mes. De hecho, cuando las cifras bordean los casi 600 fallecidos al día, ciertos modelamientos técnicos vaticinan que estos promedios podrían superar los 700, en medio de la ansiedad de una comunidad que se desplaza –con natural temor– hacia una retoma de su normalidad, dado que las condiciones no resisten restricciones mayores.

Sin embargo, aunque para muchos esto parece un signo inevitable, lo cierto es que los modelos epidemiológicos –cuando se trata de desenlaces negativos– se diseñan justo para que no se cumplan, y en eso no puede haber ninguna equivocación. En otras palabras, aunque los análisis demuestren que este pico no bajará antes de la segunda semana de julio, no quiere decir que no se tengan que hacer todos los esfuerzos para actuar sobre los factores modificables que atenúen al máximo estos desenlaces de miedo.

Es claro que a esto se llegó por la dinámica natural de un virus que, lejos de debilitarse, ha mejorado su eficiencia a partir de variables más agresivas que actúan sobre un volumen importante de la población, que sigue siendo susceptible, lo que, sumado a unas condiciones ambientales (temporada de lluvias), un incremento de la interacción entre las personas y un ritmo de vacunación que apenas empieza a ser masivo, multiplica los contagios de manera exponencial y, proporcionalmente, desenlaces fatales.

Las autoridades
y la comunidad deben centrar sus acciones de manera conjunta, armónica y permanente con planes y metas definidas.

Aquí existen factores que pueden y exigen modularse para que el impacto de la pandemia sea menor. Dejarlos a su aire sería una insensatez. Y sobre ellos las autoridades y la comunidad en general deben centrar sus acciones de manera conjunta, armónica y permanente, con planes y metas definidas. Si bien el Gobierno definió unos índices específicos para determinar el nivel de apertura en cada municipio, estos tienen que respetarse a ultranza, puesto que hoy, en la práctica, todo el país se ha lanzado a una reactivación plena en la cual la situación epidemiológica parece haber quedado en un segundo plano, lo que envía mensajes equivocados, incrementa los riesgos y empeora el problema.

El colapso del sistema hospitalario, el elevado índice de contagios, la creciente positividad en las pruebas y la disminución de las edades de los afectados deberían ser pilares en algunos sitios para enfatizar en aplicación de las medidas, control estricto de los aforos en lugares públicos, la restricción de la movilidad en algunos conglomerados y las sanciones para quienes incumplan. Sin embargo, con las excepciones de rigor, lamentablemente esto brilla por su ausencia, bajo la temeraria excusa de que la gente rechaza este tipo de medidas.

Aún hay tiempo para que las autoridades –a la par que se acelera la vacunación–, de la mano de la academia y los gremios de la salud, revisen las medidas que se están aplicando para frenar la expansión del virus, con el objetivo de reforzar las que son útiles y redefinir las inocuas. Si bien el país reclama una apertura, el covid-19 no se ha ido y evitar una sola muerte merece todos los esfuerzos.

EDITORIAL

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.