Drones contra Arabia

Drones contra Arabia

El ataque a la infraestructura petrolera saudí eleva al máximo grado la tensión en Oriente Medio.

Por: EDITORIAL 
17 de septiembre 2019 , 08:19 p.m.

Arabia Saudí hacía ayer denodados esfuerzos para enviar un mensaje de confianza y tranquilidad a los mercados petroleros en el sentido de que a fin de mes va a recuperar totalmente su producción, y de que entre tanto va a cubrir con inventarios lo faltante luego del ataque contra su infraestructura, el sábado pasado.

Los líderes saudíes tienen claro que el alto pico de precio –que alcanzó a llegar el lunes a un aumento del 19 por ciento, pero que al final cerró al 14– era una victoria para su gran enemigo regional, Irán, de consolidarse la tesis de que el régimen de los ayatolás estuvo detrás del ataque, perpetrado supuestamente con drones y misiles crucero desde el suroeste del país. Un remezón con alza inesperada que puede beneficiar a Colombia, sobre todo en una coyuntura marcada por un presupuesto para el 2020 con un faltante de 9 billones de pesos.

De vuelta al Medio Oriente, los hutíes se atribuyeron el ataque en represalia a la intervención saudí en la guerra civil yemení, pero, con el paso de las horas, los servicios occidentales de inteligencia se inclinan a atribuirle el atentado al régimen de Teherán, que finalmente apoya y sostiene a los rebeldes.

Ahora toda la expectativa
se concentra en cómo responderán –muy pronto– Arabia Saudita
y su aliado, Estados Unidos

Como resultado del ataque, la producción saudí, que representa el 5 por ciento de la mundial, cayó casi a la mitad, pero los anuncios de ayer indican que para finales de septiembre se van a estar produciendo 11 millones de barriles, lo cual es una gran noticia si se tiene en cuenta que fuentes de la estatal Aramco habían dicho que la recuperación podría tardar meses y que EE. UU. afirmó estar dispuesto a poner a disposición sus reservas.

Más allá del quirúrgico ataque, que deja en evidencia, una vez más, lo sensible que puede ser el mercado de crudo a esta clase de eventos, el mundo debe poner sus ojos en las recurrentes tensiones en la región.

Por una parte está la ya larga enemistad entre EE. UU. e Irán, que data del triunfo y ascenso de la revolución islámica en 1979. Antagonismo que tuvo un breve periodo de distensión –si se quiere– tras la firma del acuerdo nuclear de Teherán con las potencias, pero este acabó prematuramente con el ascenso de Trump y el regreso a las sanciones.

Por el otro está la cada vez más intensa rivalidad entre Irán, como cabeza del mundo chií, y Arabia Saudí, líder del suní, que vienen enfrentándose indirectamente en los diversos conflictos de una región de por sí explosiva. En Siria y Yemen reparten sus apoyos, con el agravante de que en Líbano, el soporte iraní a la milicia Hezbolá desata serias tensiones con Israel.

Por lo pronto, el secretario de Estado de EE. UU. viaja a Riad para analizar la naturaleza de la respuesta contra Irán. Fuentes en Washington hablan de varios escenarios, entre ellos un ataque cibernético o físico contra la infraestructura petrolera iraní, o un golpe contra la Guardia Revolucionaria. Esto mientras se descarta cualquier encuentro entre los líderes estadounidense e iraní, sobre lo cual se especuló mucho dado el aparente esfuerzo de Trump de virar hacia una diplomacia más dialogante, que hoy se hace difícil de sostener con miras a su campaña de reelección.

Vientos de un conflicto que sin duda terminará sacudiéndonos a todos.

editorial@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.