Secciones
Síguenos en:
Desafío a la democracia

Desafío a la democracia

Apatía y polarización marcan los procesos electorales en la región, realidad que trae enormes retos.

El próximo domingo chilenos y venezolanos acudirán a las urnas, tal y como lo hizo Argentina el 14 de este mes. En el primer caso habrá elecciones presidenciales y legislativas; en el segundo, de mandatarios locales. Más allá de cuál sea el resultado, llaman la atención ciertos factores comunes a los tres países, siendo el más alarmante el de la dificultad que están evidenciando sus respectivos sistemas democráticos para mostrarse ante la gente como idóneos y capaces de tramitar sus demandas y ofrecer soluciones. Esta realidad se manifiesta en una creciente apatía hacia las elecciones.

(También le puede interesar: Jóvenes emprendedores)

En Argentina, donde el sufragio es obligatorio, la participación fue del 71 por ciento, cifra que llamó la atención de los observadores por lo baja: desde el regreso de la democracia no se registraba un abstencionismo tan alto. En Chile y Venezuela, en estas horas previas a los comicios se palpa un desinterés similar. Algo muy llamativo aquí es que se trata de dos países con realidades hasta cierto punto opuestas, a la luz de los indicadores. Mientras la economía del país austral da señales de recuperación tras la pandemia –se espera un crecimiento en torno al 9 por ciento– y ha sido referente mundial en las últimas décadas, es bien conocido el dramático panorama del vecino, no obstante recientes indicios de un cierto alivio para unos pocos gracias a la dolarización y el repunte de los precios y la producción petrolera. Aquí algunos albergan la esperanza de que la intromisión del régimen no sea tan fuerte y que estos comicios ambienten otros más adelante, con más garantías y pleno reconocimiento internacional.

Urge fortalecerla con los mecanismos que esta misma ofrece y así cerrarles el paso a quienes invitan a transitar inciertos atajos.

En Chile, por su parte, entra en escena otro elemento cada vez más recurrente, no solo en nuestro continente: la polarización, que también se hizo presente en Argentina. Y es que el descontento social sigue alimentando posturas radicales en ambos extremos del espectro, las cuales tienen en común ofrecer –sin detenerse en explicar a qué costo económico y social– barajar y empezar de nuevo. No es este, está claro, el camino indicado para superar las brechas y los atrasos.

Quienes proponen estas fórmulas son los que más adhesiones parecen lograr en panoramas marcados también por la atomización: en Chile, tal y como se vio en Perú en julio, son muchos los que todavía tienen opción y es alto el porcentaje –23 por ciento– de los que se declaran indecisos. Con todo, quienes más posibilidades parecen tener son ambos representantes de tendencias radicales: el izquierdista Gabriel Boric y el derechista José Antonio Kast.

En Argentina, donde el presidente Alberto Fernández perdió el control del Senado, el otro hecho destacado fue justamente el terreno ganado por estas fuerzas. En Venezuela también fue evidente y marcada, pero es claro que ha sido tal el colapso que esta ha mermado, dando paso a la resignación. La preocupación ha dejado de ser la ideología para convertirse, entre quienes no tienen vínculos con el régimen de Maduro, en la mera supervivencia.

Soplan vientos huracanados para la democracia en el continente. Y con ellos llegan también los cantos de sirena. Urge fortalecerla con los mecanismos que esta misma ofrece y así cerrarles el paso a quienes invitan a transitar inciertos atajos.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.