Defensa de la niñez

Defensa de la niñez

Hay que acompañar la campaña lanzada por el Gobierno para proteger a los menores.

Por: EDITORIAL 
14 de agosto 2019 , 07:22 p.m.

La violencia es un azote que padece Colombia desde hace largos años. En todos los campos, en todos los niveles, de todas las formas. La sufre toda la sociedad. Se la combate, claro, pero la hidra tiene muchas cabezas. La que azota a la niñez y la adolescencia es aterradora.

Las cifras del detallado informe de este diario, el lunes pasado, espantan e indignan. No puede ser que, según Medicina Legal, en los primeros seis meses de este año hayan sido asesinados 344 menores. Es decir, la muerte abre cada día dos tumbas para niños.

Pero también las niñas, niños y adolescentes están siendo víctimas de las heridas del alma, a veces incurables, como las de la violencia sexual. Durante ese lapso (el primer semestre), el organismo de las ciencias forenses ha practicado 10.934 exámenes a menores de 0 a 17 años por delitos sexuales. Eso significa unos 60 casos al día.

Este es un panorama muy gris y que no da espera para actuar con contundencia. Por ello constituye una luz de esperanza que ayer, el Gobierno haya lanzado una alianza nacional contra este azote, con base en los lineamientos internacionales de la Gran Alianza Global contra la Violencia Infantil.

Debe ser una política de Estado. En la defensa de la integridad de
la niñez y la adolescencia no se puede ahorrar ningún empeño

Las causas del mal están diagnosticadas. El Sistema de Salud Pública (Sivigila), del Instituto Nacional de Salud, demuestra que los familiares o personas cercanas son el 48 por ciento de los agresores. Lo cual quiere decir que la violencia en muchas ocasiones empieza por casa, a una pared de por medio. Y, claro, está el entorno donde crecen los niños, muchas veces feral. Los monstruos acechan por doquier.

Es importante que haya conciencia del cuidado en las mismas familias, en los jardines infantiles y colegios; que se incrementen las campañas de prevención. Desde luego, es una tarea de toda la sociedad, del Estado en especial, a través de los organismos encargados de la defensa de la niñez, de la Policía y la justicia. El ideal es que no ocurra el delito, y hay que reducirlo a como dé lugar; y cuando por desgracia se presente, que no haya impunidad, que la atención sea pronta y humana en todas las líneas necesarias, desde lo médico hasta lo legal. Según la Fiscalía, en los últimos cinco años se registraron 177.855 delitos contra menores, y de ellos solo 6.010 tuvieron algún tipo de condena. Una vergüenza.

Por eso, la iniciativa que tomó camino ayer le apunta a que haya más jueces especializados, con enfoque en infancia; a que Medicina Legal se fortalezca y tenga mayor alcance, pues hoy, solo 91 de los 1.103 municipios cuentan con su presencia; a que haya más policía de infancia, capacitada. Por ello crearán un grupo intersectorial especial. A que haya atención del trauma, uno de los más complejos. Y, en todo caso: justicia.

A esto se dirige el empeño del Gobierno, y hay que acompañarlo. Debe convertirse en una política de Estado. Que sea una realidad, más allá de la tinta. En la defensa de la integridad de la niñez y la adolescencia no se puede ahorrar ningún esfuerzo, pues si hay un crimen atroz y que tenga repercusiones graves hacia el futuro, es el que se comete contra los menores.

editorial@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.