Cumbre infértil

Con fracaso de reunión de Madrid se siguen aplazando medidas contundentes contra cambio climático.

Por: Editorial
15 de diciembre 2019 , 10:48 p. m.

Continúa siendo preocupante la desconexión entre la urgencia de la problemática ambiental y los lentos resultados de las negociaciones internacionales. Luego de 13 días de negociaciones entre representantes de 190 países, la Cumbre del Clima en Madrid cerró con un ambiente de decepción ante el poco avance en soluciones para combatir el cambio climático. No se logró allí un pacto en cuanto a los mercados de carbono, un aspecto crucial en la implementación del Acuerdo de París.

Con este fracaso se siguen aplazando medidas contundentes desde la arena diplomática, mientras que, en contraste, las voces de científicos y líderes sociales piden, como nunca antes, acciones más eficaces para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero. Contra lo deseado, estas no han dejado de crecer en los últimos 10 años, y el actual escenario nos conduce a un aumento de la temperatura global más allá de los 3 °C, lejos de la meta de los 2 °C, acordada en París.

En Madrid, las tensiones entre los bloques de Naciones Unidas y la Unión Europea, versus países como Brasil y Australia, dificultaron que se determinara la reglamentación de los mercados de carbono, un mecanismo para el comercio internacional de créditos de carbono que les ayude a las naciones a cumplir las metas de cambio climático. Mientras que los primeros buscaban una reglamentación robusta, en oposición, los segundos instaron a tomar medidas más débiles, que permitían una doble contabilidad en las emisiones o dejaban de lado aspectos como los derechos humanos.

Esta discusión generó una distracción sobre los detalles técnicos en vez de darle la prioridad a buscar medidas para una reducción de emisiones neta en cada país, y con ello hacer avances más notorios para no depender de los combustibles fósiles. Se omitió así lo esencial: que la transición hacia una economía baja en carbono y con justicia social e intergeneracional es un imperativo y no un mero hecho de cálculos de CO2.

Faltó un compromiso político a la altura de la emergencia que se vive. Ojalá en Glasgow 2020 no se repita la misma historia, pues el tiempo se agota

Y es que el cambio climático está lejos de ser un tema abstracto. Sus consecuencias son visibles en todo el mundo y afectan, en especial, a los más vulnerables. Eventos extremos como sequías o inundaciones, deshielo de los polos, incremento del nivel del mar o drásticos cambios en los patrones de lluvias están cambiando la vida de cientos de comunidades rurales, indígenas y urbanas.

Precisamente, por estos fenómenos, cientos de jóvenes activistas –como la sobresaliente Greta Thunberg– acompañaron las negociaciones en Madrid, protestando y presionando para que las decisiones fueran más ambiciosas, así como haciendo evidente el ‘lobby’ de la industria petrolera en estas negociaciones.

Ante los débiles resultados de la cumbre, estas acciones de los movimientos sociales y la capacidad de respuesta del sector privado parecen ser la opción más viable para mantener a flote un debilitado Acuerdo de París. En Madrid faltó un compromiso político a la altura de la emergencia climática. Ojalá en Glasgow 2020 no se repita la misma historia, pues el tiempo se agota.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.