Conteo e identidad

Conteo e identidad

Las comunidades negras y afros –casi el 10% de los colombianos- requieren políticas afirmativas.

Por: Editorial
07 de noviembre 2019 , 10:46 p.m.

Una de las principales apuestas del Censo Nacional de Población y Vivienda 2018 fue la implementación de un enfoque diferencial étnico para las minorías. El Departamento Nacional de Estadística (Dane) consultó y concertó con los distintos grupos étnicos la operación censal.

Hace pocos días fueron publicados los resultados para la población negra, afrocolombiana, raizal y palenquera (Narp). El cuestionario incluyó una pregunta de autorreconocimiento, es decir, el censado expresaba su pertenencia a una comunidad étnica.

El Dane estima una población de 4,6 millones de colombianos negros y afros, el 9,3 por ciento de la población total de la nación. No obstante, bajo el autorreconocimiento, el número de miembros de la comunidad Narp se reduce a 2,98 millones, una disminución del 30 por ciento en comparación con el censo de 2005.

De hecho, mientras que los indígenas crecieron un 36 por ciento en su autorreconocimiento étnico, los negros, afros, raizales y palenqueros bajaron una tercera parte.

Este dato responde a una variedad de factores que incluyen un mayor mestizaje, por ejemplo en el Caribe, y dificultades en la construcción de identidades étnicas en zonas urbanas. El Dane y las comunidades negras deben mantener un diálogo fluido para que las minorías entiendan cómo los contaron y las autoridades estadísticas, qué pueden mejorar para el siguiente censo.

La reflexión que sí deja esta caída en el autorreconocimiento negro y afro es la necesidad de fortalecer las iniciativas de etnoeducación en las regiones con mayor presencia de estas minorías.

El censo 2018 cumple con su objetivo de contar las minorías étnicas en Colombia, conocer su distribución territorial y algunas condiciones socioeconómicas. Estos datos ratifican que los miembros de estas comunidades viven en situaciones más desfavorables que el resto de los ciudadanos colombianos.

El censo 2018 brinda una necesaria línea base para diseñar mejores políticas que cierren las brechas de la minoría afro

Por ejemplo, los indicadores de pobreza multidimensional para 2018 señalan que la población negra y afrocolombiana registra unos 11 puntos porcentuales más que el promedio nacional. Esto genera una brecha inmensa que se suma a otros desafíos como el ataque de los grupos armados irregulares, el desplazamiento, la titulación de las tierras y la minería ilegal.

El Valle del Cauca es el departamento con el mayor número de colombianos que se autorreconocen como negros, seguido de Chocó y Bolívar. Los nuevos gobernantes de estas regiones con alta presencia de minorías afrocolombianas tienen el deber de incluir en sus planes de gobierno políticas especialmente orientadas a esta población.
El año pasado, la Ley 70 de 1993, que reconoce a las comunidades negras, cumplió 25 años de expedición con un balance agridulce. Aún hay muchos aspectos sociales, educativos, culturales y económicos de las minorías negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras en mora de reforzarse y mejorar.

El censo 2018 brinda una línea base, necesaria como insumo para mejores políticas públicas, pero la brecha nunca se ha ido.

EDITORIAL
​editorial@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.