Secciones
Síguenos en:
Colin Powell

Colin Powell

Se va un hombre progresista, que alguna vez quiso aspirar a la Casa Blanca.

El mundo fue sorprendido este lunes con la noticia de la muerte de Colin Powell, uno de los hombres más notables y respetables de Estados Unidos en los últimos 50 años. Este brillante militar y político, hijo de inmigrantes jamaiquinos, quien dio sus primeros pasos en Nueva York y falleció a los 84 años por complicaciones relacionadas con el covid-19, marcó la historia al ser el primer afrodescendiente en alcanzar el cargo de secretario de Estado de Estados Unidos, que es conducir las relaciones exteriores de la primera potencia del mundo.

Con aciertos y errores en su vida pública, este general retirado, de 4 estrellas, de sangre republicana, se ganó la confianza de los demócratas, tal vez por su personalidad, por estar lejos de los extremos ideológicos y por saber reconocer equívocos y dar la cara cuando fue necesario. El mismo secretario de Defensa, Lloyd Austin, lo calificó ayer como “uno de los líderes más grandes” de EE. UU. Además, se lo recuerda hoy, en un ambiente de duelo general, como un gran servidor de su nación.

La vida pública de Powell es impresionante. Soldado condecorado en la guerra del Vietnam, fue enviado allí como uno de los numerosos asesores militares del presidente John F. Kennedy, aunque fue criticado por su informe sobre centenares de muertes en la zona My Lai, por parte del ejército de Estados Unidos. Pero quizá algo que lo atormentó y él aceptó como una equivocación, y además calificó como una ‘mancha’, es la declaración de la existencia de armas de destrucción masiva en Irak, que a la postre era falsa y llevó a la invasión y guerra contra ese país. Fatal error de la era Bush.

En todo caso, se va un hombre progresista, que alguna vez quiso aspirar a la Casa Blanca. Ocupó cargos de gran trascendencia nacional y con proyección mundial, como asesor de seguridad de Ronald Reagan y jefe de Estado Mayor conjunto en los gobiernos de George W. Bush y Bill Clinton. Son palabras mayores. Se va un hombre del poder y de la historia.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.