Cirugías de garaje

Cirugías de garaje

La muerte de otra joven por una cirugía estética exige ponerles tatequieto a las clínicas informales

Por: Editorial
13 de julio 2020 , 09:25 p.m.

Que una joven de 23 años muera después de realizarse una cirugía estética hecha por un médico sin la formación adecuada y en un sitio sin las habilitaciones de ley debería ser una excepción, con las consecuentes sanciones que un hecho de estos amerita. Sin embargo –es lamentable decirlo–, este tipo de desenlaces son de inusitada frecuencia y frente a ellos pocas acciones se ejecutan.

Lo ocurrido con Wendy Alexandra Bueisaquillo la semana pasada en Bogotá es solo una de estas historias en las que vuelve a ser protagonista un médico –Ignacio Soler– que ya tenía investigaciones por complicaciones en sus procedimientos, hechos sin el respaldo de una especialidad ni los títulos necesarios.
Desafortunadamente tienen que presentarse muertes por estas causas para que se vuelva a poner sobre el tapete una situación que también se mide en deformidades, infecciones y compromisos serios de salud que ya se volvieron paisaje.

Y, aunque no se conocen cifras oficiales, hace algún tiempo el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses informaba que el número de fallecimientos ocasionados por este tipo de procedimientos crecían de manera desproporcionada, con el agravante de que la mayoría de las víctimas eran pacientes menores de 30 años que caían en manos de estos inescrupulosos en sitios no aptos.

Es hora de que los encargados de proteger a la sociedad tomen estas prácticas como una amenaza muy seria.

En ese momento se pensaba que con datos oficiales las medidas de control se pondrían sobre aquellos con conocimientos empíricos y las clínicas de garaje donde actúan. Pero el tiempo y las acciones continúan siendo laxos.

Aquí, las investigaciones no solo deben caer para quienes operan sin títulos, sino también para aquellos que se escudan en un cartón de pregrado y en una afición sobre una especialidad, lo mismo para los que ostentan títulos de posgrado obtenidos ilegalmente o sin las validaciones necesarias. Porque es imperdonable que médicos sin las capacitaciones obligatorias, y que son juzgadas por lesiones y muertes relacionadas con sus acciones, esgriman ante los tribunales el derecho al trabajo y años de práctica informal como bases de sus defensas ante las falencias curriculares y las competencias necesarias.

Por otro lado, es inconcebible que las secretarías de Salud sigan siendo laxas en la vigilancia de los sitios donde se realizan este tipo de procedimientos para actuar con decisión y proceder a los cierres definitivos, incluidos aquellos que tienen como fachada instituciones de salud, pero que carecen de las condiciones necesarias para garantizar la seguridad. En otras palabras, la falta de acción permite que pululen las clínicas de garaje, sitios de altísimo riesgo.

Las muertes y complicaciones en cirugías plásticas e intervenciones estéticas no pueden seguir siendo un registro que se incrementa hasta formar parte de los titulares, pero se apagan hasta que aparece una nueva víctima. Es hora de que los encargados de proteger a la sociedad tomen estas prácticas como una amenaza muy seria. También, de que la gente tome conciencia de la necesidad de prevenir y denunciar a los tramposos. Y que el cuerpo médico demuestre su compromiso de poner en conocimiento de la ley a sus colegas fraudulentos en el marco de la autorregulación que reclaman.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.