Ciencia útil

Ciencia útil

Los avances hechos por los ganadores de los Nobel en ciencia son una esperanza para la humanidad.

Por: EDITORIAL
05 de octubre 2018 , 12:00 a.m.

Encontrar la forma de quitarles los frenos a las defensas del cuerpo e impulsarlas para que ataquen el cáncer, pero además poder producir los elementos con qué hacerlo y, finalmente, las herramientas para movilizar moléculas dentro de la misma célula parecen ciencia ficción. Sin embargo, estos avances maravillosos son producto del ingenio humano y, por separado, se hicieron merecedores de los tres premios Nobel de Ciencia esta semana.

Pocas veces confluyen en beneficio de la humanidad avances prácticos de este tipo, tanto que hoy, gracias a ellos, muchas personas sobreviven, han alargado su vida o minimizado sus padecimientos por medicamentos y tratamientos producto de estas técnicas, que ya están disponibles.

El lunes, James P. Allison, de Estados Unidos, y Tasuku Honjo, de Japón, abrieron la semana de premiaciones con la medalla de Medicina y Fisiología porque, primero, encontraron la forma como el ejército celular del cuerpo se silencia ante la agresión del cáncer y, después, el mecanismo como se puede reactivar. Toda una esperanza para la humanidad.

Es imposible no maravillarse con la genialidad de estos seres humanos que llevan optimismo y esperanza al planeta en tiempos de malas noticias.

Por si fuera poco, al día siguiente, los científicos Arthur Ashkin, de 96 años; Gérard Mourou, de 74, y la canadiense Donna Strickland, nacida en 1959, fueron reconocidos en el área de Física por concentrar los rayos láser a tal nivel que no solo permiten una precisión infinitesimalmente pequeña, sino que pueden usarse como una pinza para movilizar moléculas dentro de las células.

Y la cereza de este postre científico fue para los laureados en Química Frances H. Arnold, de 62 años; George P. Smith, de 77 años; y Gregory P. Winter, de 67, que lograron dominar los mecanismos de la evolución y orientarlos por caminos de utilidad tan increíbles como ordenar a las bacterias que fabriquen proteínas y, a la larga, medicamentos para complementar los avances de sus pares galardonados.
Es imposible no maravillarse con la genialidad de estos seres humanos que llevan optimismo y esperanza al planeta en tiempos de malas noticias.

editorial@eltiempo.com

Premio nobel de química

Frances H. Arnold, George P. Smith y Sir Gregory P. Winter.

Foto:

@NobelPrize

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.