China y el Vaticano

China y el Vaticano

A partir de ahora, el papa Francisco volverá a ser aceptado como jefe único de la Iglesia en China.

25 de septiembre 2018 , 12:00 a.m.

Luego de 67 años de ruptura, alejamiento y desconfianza, el Vaticano y la República Popular China han conseguido no solo reparar sus relaciones diplomáticas, que se acabaron en tiempos de Mao Zedong, sino acercar a los obispos del país asiático –una disidencia respaldada por el régimen– de tal modo que, a partir de ahora, el papa Francisco volverá a ser aceptado como jefe único de la Iglesia. Se trata de otra jugada del sumo pontífice en su empeño de acercar el catolicismo a los millones de personas que ha ido perdiendo por el camino. Y de un movimiento de fina inteligencia de una China que ha estado entrando en nuevos mercados y culturas ahora que los Estados Unidos de Trump insisten en renunciar a su hegemonía.

Desde ahora, para superar definitivamente la división tensa entre una Iglesia clandestina liderada desde Roma y una Iglesia china administrada por la llamada Asociación Patriota, los nombramientos se harán de manera conjunta entre el Vaticano y Pekín. Este nuevo acuerdo político, entre un Papa que ha alzado la voz contra los criterios del presidente norteamericano y un régimen que ha aceptado el reto de la “guerra comercial” entre las dos potencias económicas, puede significar el fortalecimiento político de los dos Estados.

Si bien a China le hace bien dar con semejante aliado crítico del comunismo, a la Iglesia puede darle un nuevo aire.

“Por primera vez, hoy, todos los obispos en China están en comunión con el santo padre, con el Papa, con el sucesor de Pedro”, declaró el secretario del Vaticano, Pietro Parolin, después de consolidar el acuerdo a pesar de las críticas. Y en sus palabras era clara la satisfacción de haber conseguido hacer regresar un país que, de seguir todo por el buen camino, dentro de muy poco podría convertirse en el lugar con más católicos en todo el mundo. Y es evidente que si bien a China le hace bien dar con semejante aliado crítico del comunismo, a la Iglesia puede darle un nuevo aire: se calcula que para el 2030, la población china cristiana puede alcanzar los 247 millones de fieles.

editorial@eltiempo.com

Vaticano China

En China hay 12 millones de católicos, menos del uno por ciento de la población.

Foto:

AFP

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.