Secciones
Síguenos en:
Castillo, un interrogante

Castillo, un interrogante

A Pedro Castillo, un llamado a la sensatez, a gobernar para todos, a convocar, por el bien del país.

Seis semanas después de las elecciones, finalmente el Perú conoció el nombre de su nuevo presidente. El lunes, la autoridad electoral proclamó a Pedro Castillo, el profesor rural de izquierda radical, como mandatario electo. Parece, sobre el papel, conjurarse una crisis en la que la derrotada Keiko Fuimori interpuso, sin mucho fundamento, miles de recursos.

Pero, contra lo que se podría pensar, y muy a nuestro pesar, serios indicios hacen temer que el Perú se dirige hacia el inicio de otra crisis marcada por la polarización, por el hecho de que Fujimori, no obstante aceptar los resultados, sigue considerando “ilegítima” la victoria de Castillo, y porque este no la tendrá fácil en el Congreso por ser minoría y porque se viene una muy dura negociación para obtener algo de gobernabilidad.

Como los antecedentes lo indican, falta que algunos sectores –no muchos– se unan en el Congreso para tumbar un presidente en el país vecino. La prueba está en que en este accidentado ciclo presidencial que se inició con el ascenso al poder de Pedro Pablo Kuczinsky, en 2016, hubo tres presidentes más: Vizcarra, Merino y Sagasti. O si se ve de manera más amplia, cinco presidentes en cinco años, contando al electo.

Por los lados de Fujimori, el panorama no pinta bien. Expuesta a su tercera derrota en línea, difícilmente podrá eludir un juicio fiscal por lavado de activos que le podría dar 30 años de cárcel, y también ve bloqueada la posibilidad de liberar a su padre, que paga una condena de 25 años por delitos de lesa humanidad.

Dicho esto, el triunfo de Castillo, aunque estrecho, debe respetarse, sin equívocos, porque, ante la magnitud de la crisis económica, el impacto del coronavirus y la inestabilidad institucional, entrar en un juego de pongo y quito sería el peor escenario. Y para Castillo, un llamado a la sensatez, a gobernar para todos, a convocar, por el bien del país y un estricto apego a la Constitución. No es hora de inciertas aventuras seudorrevolucionarias.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.