¿Beato?

¿Beato?

Uno de los sacerdotes que exacerbaron la guerra bipartidista fue declarado “venerable” por el Papa.

26 de mayo 2018 , 12:00 a.m.

Es cierto que en los días de la Violencia, cuando la guerra bipartidista abrió una zanja en el país, era lo común que los colombianos vivieran orgullosos o resignados a la idea de pertenecer a alguno de los dos bandos en pugna. Es verdad que los sermones arrebatados e incendiarios del célebre monseñor Miguel Ángel Builes Gómez, obispo severo de Santa Rosa de Osos, Antioquia, se dieron en el contexto de una confrontación en la que tanto los conservadores como los liberales estaban absolutamente convencidos de su versión del horror. Pero los hechos, hechos son. Y, ahora que el papa Francisco no solo ha declarado “venerable” a Builes, sino que ha firmado un decreto que reconoce sus “virtudes heroicas”, resulta importante recordarlos.

El decreto mencionado suele ser, a fin de cuentas, el primer paso para conseguir la beatificación y la santificación. Y, aun cuando el caso haya sido defendido desde hace décadas por una respetada teóloga y filósofa de la congregación creada por Builes –con el convincente argumento, expuesto a la revista Aleteia, del “contexto histórico, político, social y religioso en que vivió el venerable”–, resulta más que válido cuestionar la posibilidad de que llegue a considerarse santo uno de los sacerdotes que tomaron partido y exacerbaron una guerra que sigue teniendo consecuencias en muchas regiones de Colombia.

Habló contra el socialismo como contra el demonio: “Lo que Dios hizo desigual, el hombre no puede cambiarlo”. Habló contra un progreso que, según él, solamente traía olvido de Dios, desprecio de los días santos, pensamientos lúbricos, fornicación. Retó al país cada vez que se inclinó hacia el liberalismo: “Que el liberalismo ya no es pecado, se viene diciendo últimamente con grande insistencia –dijo en uno de sus sermones más sonados–; nada más erróneo, pues lo que es esencialmente malo jamás dejará de serlo, y el liberalismo es esencialmente malo”. No suena como un santo.

editorial@eltiempo.com

Miguel Ángel Builes

El obispo Builes estuvo al frente de la diócesis de Santa Rosa de Osos (Antioquia) por más de 40 años, en el siglo pasado.

Foto:

Archivo: hijasdelamisericordia.org

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.