Arte en línea

Arte en línea

Conciertos virtuales, guías por museos, series de TV y cines en línea hacen más llevadera la crisis.

Por: Editorial
03 de abril 2020 , 08:20 p.m.

Siguen los músicos dando ejemplo de solidaridad, en las redes sociales, en los tiempos del coronavirus, como una de las formas más bellas de hacer llevadero el duro momento que se vive.

Hace unos cuantos días, los cien músicos de la Orquesta Filarmónica de Bogotá interpretaron desde sus casas una sentida versión de Colombia, tierra querida, de Lucho Bermúdez, para enviar un mensaje de esperanza en plena crisis. A comienzos de esta semana, la Orquesta Sinfónica de Colombia organizó un evento virtual semejante: gracias a la suma de sus artistas, cada uno de ellos en confinamiento, puso en marcha de la mejor manera el noveno movimiento de las Variaciones Enigma, de Edward Elgar.

Fueron los músicos, hace tres semanas, quienes comenzaron a mandar canciones –como mensajes de esperanza– desde el encierro: Jorge Drexler, Alejandro Sanz, Juanes, Yo-Yo Ma, Chris Martin y Pink, entre algunos más, transmitieron pequeños conciertos o pusieron en línea videos de sus canciones.

Si puede sacársele alguna moraleja a la situación, es que en tiempos que parecen sin salida siempre podremos contar con el arte y los artistas.

Vinieron entonces, detrás, los cantautores que elevaron el arte de la música popular en las décadas de los sesenta y los setenta. Paul Simon, Joan Baez, Bob Dylan, Neil Diamond, Bruce Springsteen y Willie Nelson, por solo citar a los más emblemáticos, pusieron sus viejas melodías al servicio de sus seguidores.

Resultaron especialmente conmovedores, aquí en Colombia, el video nuevo de los Aterciopelados, el concierto de Carlos Vives desde su casa, la canción de paz de Jorge Velosa, César López y Andrea Echeverri, pero la verdad es que no solo ellos, sino todos los músicos que han venido transmitiendo sus composiciones desde la cuarentena, y no solo los músicos del país, sino los artistas de todas las disciplinas, han estado portándose a la altura de lo que suele esperarse –el alivio y la reflexión y la reparación– de las obras de arte.

Guías virtuales por los museos del mundo, festivales de cine en línea para los cinéfilos que extrañan los teatros, festivales de rock transmitidos para todos por internet, series de televisión gratis para todos los que se quedan en la casa, lecturas de textos literarios que redimen a cualquiera en las horas raras de cada día, planes de lectura y novelas enviadas desde las librerías independientes, planes de estímulos para los creadores que están pasando por momentos difíciles: en la soledad, en la crisis que no es fácil de digerir, en la pregunta por la experiencia de la vida, el arte encuentra su propósito, su sitio, como una suerte de religión alrededor de la fe en lo humano.

Al cierre de esta edición, siguen dándose noticias de conciertos virtuales y de lanzamientos de artistas que han visto en la situación que atraviesa el mundo no solo una oportunidad para dar a conocer sus obras, sino para servirles a las dudas y a las incertidumbres de los lectores y los espectadores, que en pleno confinamiento en un mismo día experimentan toda clase de emociones. Si puede sacársele alguna moraleja a la situación, llena de contradicciones y angustias, es que en tiempos que parecen sin salida siempre podremos contar con el arte y los artistas.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.