Aprobado con asterisco

Aprobado con asterisco

El Congreso sigue sin atender el reiterativo llamado de la gente a renovarse.

21 de diciembre 2017 , 12:00 a.m.

El primer período de la legislatura 2017-2018 fue pródigo en sucesos salidos del guion acostumbrado para el desempeño del Congreso. No fue uno de esos en que la labor legislativa se enmarca más en la rutina y el balance pasa al olvido rápidamente.

Su cierre estuvo marcado por la controversia que rodeó la votación del acto legislativo que crea 16 nuevas curules asignadas a territorios que padecieron el conflicto armado con todo su rigor. Un episodio inesperado cuyo punto final aún parece lejano y que ha evolucionado hasta el indeseado grado de generar un verdadero e innecesario choque de trenes entre las ramas del poder público, con consecuencias impredecibles. Sea la oportunidad de hacer un llamado para que esta disputa no deje inesperadas víctimas colaterales.

Extraordinario fue también el mecanismo del fast track, creado para facilitar la implementación del acuerdo entre el Gobierno y las Farc, cuya vigencia terminó el pasado 30 de noviembre, de manera simultánea, podría decirse, con las mayorías que el Ejecutivo había logrado conformar desde que Juan Manuel Santos asumió la presidencia el 7 de agosto del 2010. Señal inequívoca del cambio de clima fueron las no pocas polémicas que generó el presidente de la Cámara, Rodrigo Lara, por causa de decisiones que, a juicio de sus críticos, buscaban ponerles trabas a los proyectos de interés del Ejecutivo.

En este período también quedó suficientemente claro que el Ejecutivo ya no cuenta con las mayorías que tuvo desde agosto del 2010.

De vuelta al ‘carril rápido’, se puede anotar que este sirvió para aprobar, durante el lapso que hoy nos ocupa, 15 iniciativas fundamentales para el desarme e ingreso a la civilidad de la antigua guerrilla. Es bueno recordar que un fallo de la Corte Constitucional modificó el espíritu de este mecanismo al autorizar que los congresistas introdujeran modificaciones en los proyectos tramitados por esta vía.

Como se planteó en su momento, tal decisión terminó siendo positiva en la medida en que reivindicó la esencia del ejercicio legislativo, permitiendo a los senadores y representantes enriquecer tales normas con sus aportes desde orillas diversas.

En este mismo sentido puede decirse que, entre altas y bajas, el Congreso hizo la tarea de implementar el acuerdo. Fue su principal logro del semestre. Pero en la lista deben incluirse también la ley de infraestructura y la que crea el sistema nacional de innovación agropecuaria. Hay que añadir, como hecho destacado cuya valoración requiere más tiempo, la aprobación de la ley que establece la doble instancia para aforados cuando se trate de procesos penales.

Por desgracia, sigue el desprestigio de la institución ante los colombianos, que ya está en un tope histórico: 82 por ciento, según la más reciente encuesta de la firma Gallup. Si el dato preocupa, inquieta aún más saber que en este período legislativo senadores y representantes dejaron pasar una oportunidad de oro para, por lo menos, demostrar que toman nota de lo que siente la gente: nos referimos al fracaso de la reforma política y, sobre todo, a la manera como esta agonizó. Al abismo que hubo entre las recomendaciones iniciales de la misión convocada para trazar una hoja de ruta y el texto que fue finalmente hundido. Con todo, es una lástima que el corte de cuentas semestral traiga, de nuevo, números rojos.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.