Amarga Navidad

Amarga Navidad

Ante los últimos crímenes: mucho hay por hacer en orden público y protección de la vida.

Por: Editorial
25 de diciembre 2019 , 11:35 p. m.

La sinrazón de los criminales, a quienes no les importan los derechos humanos ni la vida de los demás, sigue causando tragedias y dolor.

El pasado 22 de diciembre fueron hallados, en el sector Perico Aguao, Magdalena, los cuerpos de los antropólogos Rodrigo Monsalve y de su pareja, quien era también ecóloga, Nathalia Jiménez, que trabajaba para la Fundación Natura. Los asesinos no respetaron que era una pareja feliz, laboriosa, tranquila, que iba de luna de miel hacia Palomino, La Guajira. Toda la alegría se volvió luto y hubo incertidumbre por no saberse sobre los autores del crimen a sangre fría, que otra vez pasa al renglón, a veces infinito, de “materia de investigación”.

Hay que pedir, con vehemencia, mayor seguridad, claro, pero que estos hechos se logren esclarecer. Que las hipótesis sean certezas. No es fácil, pero todo esfuerzo es poco para que la sociedad sepa la verdad y para que haya justicia.

Y cuando Navidad ya se tornaba amarga, otros criminales le quitaban, el 23 de diciembre, la vida –una existencia alegre y generosa– a la joven líder social Lucy Villarreal, de 32 años, madre de dos hijas de 6 y 18 años, feliz, porque se acababa de graduar en artes visuales de la U. de Nariño.

¿A qué torvos intereses puede molestar una mujer gestora cultural que venía de entregar una biblioteca en una vereda tumaqueña, como parte del proyecto liderado por el colectivo Viva la Vida, que ella coordinaba? ¿Quién se ofende ante su defensa de los derechos humanos, ante una mujer que solía dar clases de danzas a niños y mujeres? Pues en esta Colombia nuestra, a un ser así, un sicario no le permitió llegar a su hogar a departir la Nochebuena con sus hijas. Así estamos, en este país donde van más de 700 líderes sociales asesinados desde 2016. En Nariño este año ya van 22.

Mucho hay por hacer en orden público y protección de la vida. Sean disidencias, bandas criminales, delincuencia común los criminales, se siente indefensión, y el Estado debe redoblar esfuerzos.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.